Fuera de la caja

La importancia de innovar

Después de 25 años de constante cambio en publicidad, la comunicación y el comportamiento de los consumidores, hoy enfrentamos un momento de vida o muerte para la industria; un momento de cambios acelerados por la tecnología y la innovación.

Así como cambian las personas y sus necesidades, también cambian las necesidades de las marcas frente a los nuevos mercados, y las formas de generar negocios y comunicarse con sus consumidores. Comparto una historia para ilustrar a qué me refiero:

Luis se levanta un domingo, cansado y con hambre. Toma su celular y revisa sus redes antes de comenzar su día. Rebeca sube una foto. Luis le regala un like, mientras Marco comparte una experiencia en la montaña a no más de tres kilómetros de Luis. Él comenta: “Wow, qué lindo paisaje, que se la siga pasando súper”, y regresa al muro. El hambre aumenta y en su top of mind aún no aparece una marca, solo tiene hambre. Sigue navegando y aparece otra foto, esta vez de María, que publicó su desayuno y etiquetó el lugar. Luis se detiene en la foto y escribe: “¿qué tal está ese desayuno?” María responde casi de inmediato: “¡Espectacular!”. Luis abre una app en su celular y pide uno igual. Minutos después Luis termina su desayuno, que llegó aún caliente, y está listo para disfrutar su domingo; el día perfecto para encontrarse con sus amigos en una zona de la ciudad que le gusta mucho pero que apenas tiene parqueo. Toma su celular y pide un Uber. El mapa indica que llegará en cinco minutos, tiempo suficiente para ir a la app del banco y revisar el saldo en su tarjeta; listo para pasar una espectacular tarde de domingo.

¿Qué tiene que ver la historia de Luis con los cambios en el mundo del márquetin? Mucho, pues muestra un comportamiento totalmente nuevo, basado en las necesidades y en la conducta de los consumidores. Así encontramos productos diseñados para simplificar la vida y maximizar las experiencias, un ejemplo de lo que la innovación puede lograr.

Innovar es fundamental para las marcas, empresas de servicios, gobiernos, etc., como también para empresas como las agencias de publicidad. Pero no hay tiempo para postergar este proceso, es hora de hacer los cambios necesarios para ser competitivos y relevantes.

La autogestión se ha convertido en un ejercicio común. Vemos restaurantes creando estrategias de comunicación y marcas creando agencias de publicidad. La relevancia y el valor de las empresas de comunicación se han puesto en tela de juicio, siendo comparados con cualquier ejecutor sin resultados comprobados. Solo queda acelerar los procesos de transformación digital e innovación, encontrar el cómo sí para resaltar el valor de los servicios en los que somos profesionales, innovando procesos y generando resultados.

Uber, Netflix, AirBnB, Glovo, Expedia y otros son muestra de que sin innovación los días están contados para las empresas y servicios que no la integren. Lo importante es entender los nuevos requisitos y necesidades en que debemos enfocarnos. Los consumidores son la mejor fuente de información, solo ellos nos pueden llevar a resolver el enigma de “la próxima gran idea”.

Es a través de la búsqueda incansable, la exploración de nuevos conocimientos y la comprensión de las personas y la cultura que, empleando la creatividad como generador de soluciones y aprendiendo de los errores del pasado podemos encontrar el camino. Iniciemos innovando nuestras vidas. Esto nos puede ayudar a encontrar la solución más simple a un problema que pareciera muy complicado.