Urbanismo y sociedad

La manipulación de Antigua Guatemala

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

El problema de la ciudad de Antigua, tan en boga como siempre, por la manipulación a que es sometida para comerciar con sus espacios e historia. Por lo que este análisis pretende regresar con aquellos que la tomaron en serio y elaboraron un trabajo maravilloso, como el del arquitecto Verle Annis, 1955, de la Universidad de California del Sur, quien nos introdujo sobre el tema en La ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala: 1518-1773, hoy Antigua Guatemala, editado magníficamente por la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Annis inició su trabajo explicando que a causa de la proximidad de Estados Unidos con México se han producido muchos libros sobre varios de sus períodos. Donde solo los grandes tesoros arqueológicos han recibido la atención que merecen. Y dice que se ha notado la poca atención que merece el barroco que resultó de la fusión de influencias europeas.

Annis presenta, por primera vez, un cuadro completo de esta bella ciudad, no solo de los principales y monumentales edificios civiles y eclesiásticos, muchos de ellos únicos, sino también iglesias más pequeñas, colegios y las casas de habitación. Lo mismo que las grandes ciudades antiguas de la Guatemala indígena: Kaminaljuyú, Uaxactún, Piedras Negras, Quiriguá, Tikal. Cada una con su propio instrumento en la orquesta de la América precolombina, la Antigua Guatemala también tiene su melodía.

Este trabajo consta de setenta y seis planos y dibujos acotados y más de ochocientas fotografías escogidas por él mismo, quien las elaboró cuidadosamente. Annis presenta la importancia sin igual para el turista o para el estudioso que resulta del hecho de cuando los funcionarios coloniales, luego del devastador terremoto de 1775, causaron el traslado de la capital a la Nueva Guatemala. Los edificios sin reparación quedaron sin cuidado, y así representan el aspecto de una ciudad que fue la capital colonial de Centroamérica, en la segunda mitad del siglo XVII.

La calidad urbanística y arquitectónica del estudio del Arq. Annis, que tomó más de treinta años, provocó que junto con el Arq. Federico Fahsen estudiamos que Antigua necesitaba una serie de estudios para evitar que se siguieran cometiendo tropelías con esta valiosa joya y en sus monumentos.

Presionados por los intereses económicos, algunos ponían en serio peligro la estructura físico-espacial de la ciudad, la cual llegó a tener el título de “Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco, que ha reconocido en diferentes ocasiones el patrimonio cultural de la humanidad del territorio nacional.

En aquella oportunidad se destacaron sitios históricos que han sido mundialmente reconocidos: Antigua Guatemala, parque arqueológico y ruinas de Quiriguá, parque arqueológico nacional Tak’alik Ab’aj. Centro Histórico de la zona 1.

El estudio de la vivienda empieza con el primer factor que estaba afectando el carácter de la estructura de la ciudad, lo mismo que hacía la población, sujeta a equivocaciones y desaciertos arquitectónicos. Sin embargo, la razón principal que me movió para llevar a cabo esta columna de prensa fue el ser humano, este que mora dentro de la ciudad y la habitación que lo cobija, la cual está ejerciendo presiones en su estatus.

Este aproach no se hizo para dar pie para que reconstruyan sus ruinas ni para “modernizar” la Antigua, es una guía para quienes hagan algo en la Antigua tomen en cuenta su relación con la historia. Hay dos actores muy importantes ligados a la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de Goathemala, monumento de América: el espacio y la forma.