Escenario de vida

La verdadera esencia del movimiento pacífico

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Publicado el

A pesar de que el reino de Marruecos está del otro lado del mundo, y los problemas que afronta dicho país parecieran no ser de nuestra incumbencia, ya es hora de que nos demos cuenta de que todos somos “Uno”, y que si nos quedamos cruzados de brazos ante las infamias o injusticias que atacan a un país perdemos nuestra humanidad, y eventualmente los resultados llegan a repercutir en el resto del mundo.

En esta ocasión les hablaré del famoso premio Sájarov, instituido en 1988 para quienes defienden los derechos humanos. El nombre del premio se originó del científico soviético, disidente y premio Nobel de la Paz Andréi Sájarov, y actualmente el Parlamento Europeo lo otorga a quienes, como Sájarov, ponen en riesgo sus vidas cuando luchan a favor de los derechos humanos. No obstante, debe tratarse de una persona que busque su objetivo por medios pacíficos.

Relacionado a este premio internacional, hago resaltar la absurda postulación de la separatista Sultana Khaya al premio Sájarov, pues parece llevar consigo fines oscuros. La relación que esa persona guarda con el Polisario —que es un grupo radical extremista con acciones bélicas en contra de Marruecos— choca abruptamente con la verdadera esencia y movimiento pacífico que caracteriza a quienes ganan estos premios.

Considerando que cada mes de septiembre los diputados al Parlamento Europeo presentan candidatos al premio Sájarov, es urgente que revisen si la separatista Sultana Khaya cumple con los requisitos, ya que ella se desenmascaró cuando mostró su peor cara, el 18 de noviembre del 2010, cuando exhibió fotos de niños palestinos víctimas de bombardeos y lo hizo entre lágrimas, durante una entrevista por Antena 3, ya que hizo pasar por saharauis a niños palestinos heridos. Al finalizar la transmisión se le vio regocijándose por el engaño que hasta ofendió a los altos funcionarios palestinos, pues salió del canal riéndose.

¿Será que una persona sin ética, que se dice “defensora de los derechos humanos”, puede acceder a dicho premio, si su activismo se reduce a acciones propagandistas subversivas y engañosas? ¿Será que sus acciones de formación y adoctrinamiento organizadas por Argelia en los campamentos de Tinduf son suficientes para acreditarla como una digna defensora de los derechos humanos?

No encuentro razón lógica para que en esos campamentos la administración del Frente Polisario imponga restricciones al comercio local y fronterizo con Mali y Mauritania, especialmente por ser prácticamente la única actividad lucrativa a la que se dedican centenares de familias para sobrevivir. Es como coartar el medio de vida de estas poblaciones.

La parte oeste del Sáhara proveniente de provincias marroquíes y saharauis reconocen al gobierno de Marruecos como el legítimo dueño del Sáhara Occidental. Por ende, el rey de Marruecos intenta integrar el Sáhara Marroquí con los mismos privilegios y servicios de sus demás provincias. Al visitar la ciudad de Dajla, del Sáhara Occidental, lo comprobé.

Sería de extrema gravedad que se aceptase a la supuesta militante como candidata, pues la violencia y el engaño son su consigna, alejados de los nobles valores de los derechos humanos, ya que defiende los intereses de una organización de extrema violencia ligada al terrorismo en la región. Esto perjudicaría la reputación del Premio, así como la del Parlamento Europeo, al dar realce a un engaño que solo busca conseguir logros políticos espurios, confundiendo a la opinión pública internacional. Si procede, se reafirmaría la conducción de un movimiento bélico que repercutiría en las vidas de cientos de miles de personas en el Sáhara Marroquí.