Desde Ginebra

Las inversiones mundiales del 2021

Eduardo Sperisen-Yurt esperisen@gmail.com

La Unctad publicó recientemente el Informe sobre las Inversiones en el Mundo 2021, que muestra que los flujos de las inversiones extranjeras directas (IED) se desplomaron a nivel mundial en un 35% en 2020.

Las inversiones extranjeras directas en las economías de los países en desarrollo fueron relativamente resistentes, disminuyendo en un 8%, principalmente debido a las fuertes corrientes en Asia. Como resultado, las economías de los países en desarrollo representaron dos tercios de las inversiones extranjeras directas mundiales, frente a poco menos de la mitad en 2019, comentó la secretaria general interina de la Unctad, Isabelle Durant.

Según el Reporte, los confinamientos causados por la pandemia de covid-19 en todo el mundo ralentizaron los proyectos de inversión existentes, y las perspectivas de una recesión llevaron a las empresas multinacionales a reevaluar nuevos proyectos. Esa caída estuvo muy sesgada hacia las economías desarrolladas, donde las inversiones extranjeras directas cayeron un 58%, en parte debido a la reestructuración empresarial y a las corrientes financieras.

El informe sostiene que cinco factores determinarán el impacto de los paquetes de inversión en la recuperación sostenible e inclusiva: la adicionalidad, la orientación, los efectos indirectos, la implementación y la gobernanza.

El informe también señala los retos específicos que surgirán con la puesta en marcha de los planes de inversión en recuperación y propone un marco de acción política para abordarlos. El marco político presenta acciones e instrumentos innovadores para el establecimiento de prioridades estratégicas. Para los encargados de la formulación de políticas, el punto de partida es la perspectiva estratégica, en forma de enfoques de desarrollo industrial.

La política industrial determinará la medida en que las empresas de diferentes sectores se verán inducidas a reequilibrar las redes internacionales de producción para lograr una mayor resiliencia de la cadena de suministro y una mayor resiliencia económica y social. Las empresas grandes de los países en desarrollo, que son actores clave de las inversiones extranjeras directas mundiales, están capeando el temporal.

Las empresas multinacionales, que están sobrellevando la crisis, son actores clave de las inversiones extranjeras directas mundiales. A pesar de la caída de las ganancias en 2020, las cien principales empresas multinacionales aumentaron significativamente las tenencias de efectivo, lo que demuestra la resistencia de las empresas más grandes. El número de empresas multinacionales de propiedad estatal, que se calculan en alrededor de 1.600 en todo el mundo, aumentó en un 7% en 2020, y algunos actores nuevos son el resultado de las participaciones en el capital social como parte de los programas de rescate.

De acuerdo con algunos expertos, la inversión con criterios “ESG” (Enviromental, Social and Governance) se verá fortalecida. En Europa, por ejemplo, se están impulsando medidas para que la recuperación económica tenga un marcado carácter verde, mientras que EE. UU. marcará un cambio de rumbo hacia la sostenibilidad, con un grado cada vez mayor de sensibilidad social en esta materia.

Sin embargo, si algo útil ha tenido la pandemia ha sido servir de catalizador para algunas grandes tendencias que ya estaban creciendo con fuerza en los últimos años. Si en los entornos de trabajo y de negocios la digitalización es un fenómeno ya imparable, que está suponiendo una verdadera revolución en muchos sectores e industrias, en el mundo de la gestión de activos, la gran triunfadora ha sido la inversión, siguiendo criterios de sostenibilidad. Para finalizar, la buena noticia es que la recuperación para el 2021 se espera que sea del 10 al 15%, según el informe.