De mis notas

Los 340 nuevos presidentes de Guatemala

Alfred Kaltschmittalfredkalt@gmail.com

Desde esta arena movediza sobre la que andamos en permanente movimiento de enfrentamiento pandémico, algunas veces tragándonos hasta el cuello con toques de queda incumplidos, planillas insolventes, impuestos atrasados, ingresos restringidos y una ensalada de noticias 24 por 24, gritando la mala vibra de las noticias negras…. nos movemos.

Ahora se agrega otra: Ya no tenemos un presidente. Tenemos 340 presidentes gobernando los 22 departamentos y municipios, con sus propias leyes, disposiciones, normas y aplicaciones. Los puestos de inspección son como en los tiempos de guerra, con pase y salvoconducto, donde la discrecionalidad del envalentonado empleado municipal o miembro del Cocode, empoderado por esa sensación de poder y sentimiento localista, aplica con “rigor” la instrucción, ya de por sí deformada e ilegal, de la nueva disposición: “si alguien llega y dice que viene a pagar planilla o hacer algo a su propiedad, chequen el baúl del carro, y si le encuentran licor, cervezas, no lo dejen pasar. Ese viene a turistear y puede traer el virus (…)

Vemos el video del helicóptero militar que aterriza por mal tiempo y fallas mecánicas en un campo de futbol de una comunidad en el Estor, Izabal. Sale en escena un líder comunitario con una arenga hostil presionando que se vayan porque “no tienen ningún derecho de estar ahí pisoteando la dignidad de un pueblo”(…), y una sarta de sandeces que no vale la pena compartir. El oficial, junto a los soldados, comportándose como caballeros, le pide la palabra una y otra vez, para explicarle que el aterrizaje es por fallas mecánicas y mal tiempo. Que en cuanto se pueda se irán.

Por algo el presidente Giammattei ha declarado estado de Sitio nuevamente. En el decreto 13-2020, el presidente, en consejo de ministros, declaró anteayer estado de Sitio en los municipios de El Estor, Morales y Lívingston, Izabal; y en Panzós y Santa Catalina la Tinta, Alta Verapaz. “La medida se debe a la presencia de grupos armados en la región, que atacaron a las fuerza de seguridad y provocan violencia”. La acción ejecutiva se justifica. En septiembre del 2019, una patrulla del Ejército fue emboscada por un grupo armado cuando pasaba por la comunidad Pataxté. Tres soldados murieron y tres quedaron heridos.

“Lamentable que el estado de Sitio no incluya a Cobán”, me escribe un amigo finquero del área. “Dos líderes de la invasión de una lotificación agraria fueron capturados ayer por la tarde, a eso de las 16 horas, por infringir el toque de queda. A las 18 horas, miembros de la invasión capturaron una radiopatrulla y secuestraron a los cinco agentes que estaban en ella. A las 22.15 fueron consignados según la abogada. A las 11.30 los soltaron en canje por los cinco agentes secuestrados. ¿Qué mensaje le da esto a los delincuentes? ¡Que pueden secuestrar a cualquiera y que la débil institución de justicia cede. Ese es el mensaje! Esta secuencia de eventos debe justificar la ampliación de cobertura del estado de Sitio y desarme de los rufianes. De lo contrario seguirán las invasiones y nunca se harán los desalojos”, puntualizó el finquero.

Otra grave situación se está dando con el alcalde de Escuintla, Vinicio Najarro Cruz, con las disposiciones dictatoriales y absolutamente ilegales de “restringir el acceso a las personas que visitan el municipio de San José, con fines recreativos, vacacionales o de cualquier índole sin causa justificada y previa autorización para el efecto…”
La Constitución y los derechos de locomoción, trabajo y propiedad privada se los están pasando por el arco del triunfo.
Presidente: Póngale atención a esto.