De mis notas

Más preguntas que respuestas

Alfred Kaltschmittalfredkalt@gmail.com

Publicado el

Conforme pasan las semanas, ahora convertidas en los dos meses más largos y tensos en la historia del planeta; y los costos y el impacto del coronavirus se arraigan en casi todos los aspectos de la vida humana, surgen preguntas, reflexiones, dudas, temores, producto de la avalancha de noticias que inunda de una manera casi absoluta nuestro nuevo sistema de vida. Recientemente, la revista alemana Bild, a raíz de un reportaje en el que plantea la responsabilidad de China por la propagación del virus, generó una carta abierta de la embajada en Berlín. Dado lo interesante del intercambio, reproduzco la respuesta de la revista Bild al presidente de China Xi Jinping.

“Estimado presidente Xi Jinping:

Su embajada en Berlín nos escribió a Bild cuestionando la razón de plantearles, si China no debería pagar por el gigantesco daño económico que el virus Coronavirus está causando actualmente en todo el mundo.

En su carta abierta lo define como un mensaje “infame” y nos acusa de “alimentar el nacionalismo”. Permítanos expresarle algunas cosas sobre esto:

1. Presidente Jinping, usted gobierna por vigilancia. No sería presidente sin vigilancia. Puede controlar todo y a cada uno de sus ciudadanos, pero se niega a controlar los mercados de animales de alto riesgo en su país. Cualquier periódico o sitio web crítico a usted lo cerrará sin miramientos, pero no cierra los puestos que venden sopa de murciélago. No solo monitorea a su gente, sino que también la pone en peligro, y con ella al mundo entero.

2. El monitoreo conduce a la falta de libertad. Los que no son libres no son creativos. Los que no son innovadores no inventan nada. Es por eso que ha hecho de su país el campeón mundial en robo de propiedad intelectual. China se enriquece con los inventos de otros en lugar de inventarse. La razón de esto es que no está dejando que los jóvenes de su país piensen libremente. El mayor éxito de exportación de China que nadie quería, pero que dio la vuelta al mundo de todos modos, es el coronavirus.

3. Cuando usted, su gobierno y sus científicos tuvieron que saber hace mucho tiempo que el coronavirus se transmite de persona a persona, usted dejó el mundo en la oscuridad. Sus principales expertos no contestaron el teléfono, no respondieron un correo electrónico cuando los investigadores occidentales querían saber qué estaba pasando en Wuhan. Estaba demasiado orgulloso de ser nacionalista para decir la verdad y admitir que era una desgracia nacional.

4. El Washington Post informa que los laboratorios en Wuhan han investigado los virus corona en los murciélagos sin cumplir con los más altos estándares de seguridad. ¿Por qué sus laboratorios tóxicos no son tan seguros como sus prisiones políticas? ¿Desea explicar esto a las viudas, hijas, hijos, esposos y padres de las víctimas de coronavirus en todo el mundo?

5. La gente ya está murmurando sobre usted en su país. Su poder se está desmoronando. Usted ha creado una China opaca, opaca que alguna vez representó un estado de vigilancia inhumano y ahora representa la propagación de una plaga mortal. Este es su legado político.

Su mensaje me dice que no haría justicia a la “amistad tradicional de nuestros pueblos”. Supongo que lo considera una gran “amistad” si ahora envía generosamente máscaras alrededor del mundo. No llamo a esto amistad, sino imperialismo sonriente. Quieren fortalecer a China a través de una epidemia que vino de China. No creo que pueda salvar su poder personalmente. Creo que tarde o temprano el coronavirus significará su fin político”. — Fin de la cita.

Sin comentarios…