Escenario de vida

Medicina natural accesible de cara al covid-19

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Recientemente se celebró el Día Mundial de la Medicina Tradicional. Fue la Organización Mundial de la Salud la que anunció que cada 22 de octubre se conmemoraría esta fecha. La primera celebración se llevó a cabo en Beijing, en 1991.

Cómo mantenernos sanos es hoy nuestra prioridad frente al covid-19. Nos han enseñado más a confiar en la medicina convencional que en la alternativa. La gran diferencia es que la primera se concentra en intentar curar enfermedades, mientras que la segunda, en prevenirlas.

De tal forma que me tomé el tiempo para platicar con el Ing. Agrónomo y licenciado en Ciencias Agrícolas José Alfredo López, egresado de la Facultad de Agronomía de la Usac y especializado en Alemania, Holanda y Taiwán en el tema de nutrición. Por iniciativa de José Alfredo y varios otros expertos se hicieron los primeros estudios de plantas subutilizadas en Mesoamérica, y se unieron la Usac, UVG, UMG y el prestigioso Incap. El objetivo fue desarrollar harinas nutricionales biofortificadas de semillas, hierbas, flores, frutos y rizomas de la gastronomía maya.

Han estudiado especies nativas como la chía, el amaranto, el cacao, la pepitoria y el ramón, y hierbas como el bledo, macuy, quilete, hierbamora, chipilín y chaya. En la chía encontramos el mayor contenido de Omega 3 (68.7% en todo el planeta), más que arenque, bacalao, salmón, macarela y cetáceos de profundidad. Tiene, además, un 21% de Omega 6 y 6% de Omega 9. Este es el balance perfecto para desarrollar intracelularmente tejidos nuevos y hasta reconstruir órganos que han sido dañados.

Estas plantas y semillas habían sido utilizadas por nuestra milenaria civilización, hace más de cinco mil años, en los períodos Preclásico, Clásico, Posclásico Tardío, y abastecían a una civilización de 20 millones de mayas. Hoy en día ni siquiera llegamos a suplir las necesidades de algunas aldeas remotas.

El amaranto es otro gran nativo de Mesoamérica. Contiene una de las proteínas con la cantidad de aminoácidos esenciales más completos para el desarrollo humano y más cantidad de esqualeno que los aceites de los peces de profundidad. Esto ayuda a los ancianos, mujeres embarazadas y niños. La chaya se usaba antiguamente en la lactancia materna, pues hace bajar la leche de las madres. Contiene altas concentraciones de calcio, magnesio, potasio y carotenoides, que es precursor de la vitamina A. Para bajar la diabetes están trabajando con harinas de camote. La mezcla de todas estas semillas, hierbas y rizomas da un balance perfecto para desintoxicar hígado, riñón, páncreas y corazón.

En 80 años no se han considerado estas especies con seriedad, y de allí que nos hayamos vuelto más enfermos por culpa de los aditivos, colorantes, preservantes y organismos genéticamente modificados. De tal forma que tenemos en nuestras manos las proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes naturales en perfecto balance como respuesta al vergonzoso primer lugar de desnutrición crónica que ocupa Guatemala en toda América Latina.

¿Queremos seguir empecinados en comer comida chatarra, lo cual no eleva nuestro sistema inmunológico?

La empresa Eurotropic, S.A., busca hacer alianzas estratégicas o consorcios con otros países, y con ello ayudar con la salud de los guatemaltecos, pues con esta iniciativa reducimos la desnutrición y malnutrición. Un cuerpo sano puede resistir cualquier pandemia, por lo que no echemos en saco roto estos productos naturales para incrementar el sistema inmunológico, especialmente frente al covid-19. eurotropicgua@gmail.com tel. 4594-8130.