Urbanismo y sociedad

Migración, pandemia y conflicto en la Casa Blanca

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

El problema migratorio hacia USA viene de varios años atrás, por poblaciones de Guatemala. Estas comunidades, en base a los acuerdos de paz, quedaron protegidas, debiendo ser tomadas en cuenta en las decisiones que afectan a su tierra y su cultura, por lo que las remesas se han constituido en determinante económico en los hogares guatemaltecos.

Desde las grandes caravanas en el 2018, la migración tuvo un fuerte descenso en los meses cuando la cuarentena fue más estricta, aunque en junio y julio se experimentó un leve aumento a raíz de la pandemia del covid-19. USA prácticamente ha cerrado sus fronteras a los migrantes, incluidos aquellos que llegan a solicitar asilo, después de que Trump agradeció a su homólogo de Guatemala Jimmy Morales por ayudarle a evitar el flujo de migrantes que buscaban asilo en Estados Unidos y se intentó frenar la ruta hacia el norte.

Cualquiera que esté dispuesto a transitar por ese infierno migrante por México, solo y fuera de los caminos, se verá en posiciones dramáticas, entre las sombras. Hay algunos que llevan mascarillas, pero el covid-19 parece ser la última de las preocupaciones de quienes escapan de amenazas concretas de muerte. Una masa migrante le recuerda al mundo que la violencia y el hambre continúan acechándola, con o sin pandemia. Pero la pandemia no frena y se alzan los casos del coronavirus ante una nueva caravana de migrantes centroamericanos.

Erika Pinheiro expresó: “El coste humano de las políticas de inmigración de Trump es imposible medirlas”. Ella es abogada, especialista en defender a demandantes de asilo en la frontera de Estados Unidos con México, que ha visto la destrucción del precario sistema de asilo en los cuatro años de Trump.

“¡Construye el muro! ¡Construye el muro! ¡Construye el muro!” fue uno de los cánticos más repetidos por los fervientes seguidores de Donald Trump en sus mítines de campaña por la presidencia, en el 2016. Rápidamente, el “infranqueable, grande y hermoso muro” que iba a construir en la frontera entre Estados Unidos y México se convirtió en una de las promesas bandera de su candidatura.

Aunque la polarización no es algo nuevo en la historia de los comicios estadounidenses, sí ha sido una grieta que marca una gran diferencia entre dos visiones contrapuestas sobre el futuro de ese país. La división política entre lo urbano y lo rural. Grandes fracturas quedaron evidenciadas por las elecciones del 3 de noviembre, “cuando el movimiento Boogaloo, una encarnación emergente del extremismo de derecha, movilizó a la chusma con la incitación de Trump a la toma del Capitolio”. (EFE Y otra fuentes).

En estos comicios del 2020 le ganó el candidato demócrata Joe Biden al presidente Donald Trump, donde las zonas rurales, los pueblos y las ciudades pequeñas se tiñeron de rojo en apoyo a Trump, los republicanos. Las grandes urbes y sus suburbios se inclinaron por el azul demócrata. Una grieta marca una gran diferencia entre dos visiones contrapuestas sobre el futuro urbano regional de ese país (WashingtonAP).

¡Asalto al Capitolio!: El presidente de Estados Unidos incita una insurrección armada contra Estados Unidos”, dijo Pelosi, y declaró un impeachment urgente el miércoles 13, con lo que muestra cómo Trump se quedó solo. Y este ataque autoritario al Congreso generó una crisis en la estructura ideológica del partido Republicano. ¿Volverán a intentarlo por Estados en la toma de posesión de Biden? Ya el FBI advirtió del riego de una mayor incitación a la violencia a nivel nacional.