Urbanismo y sociedad

Mr. Trump introduce otro tropiezo en la campaña

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

En Guatemala, se articulan “caciques”, que se adueñan de las agrupaciones políticas en plena campaña, construyendo las bases para establecer políticas que les permitan alcanzar la alcaldía o el Gobierno, que con la situación actual la van a ver muy mal, como cuando México había desarrollado un plan que su cancillería entregó en la Casa Blanca, para atender la migración de Centroamérica. El Plan Marshall, como había sido denominado, para contestar la solicitud del presidente Trump, que fue recibido por el subsecretario de Estado, John Sullivan. Mientras, en Guatemala se realizó un convenio con Estados Unidos, firmado con el secretario interino de Seguridad Nacional estadounidense, Kevin McAleenan, sobre el envío de investigadores para afrontar el problema migratorio, como también combatir el narcotráfico, el tráfico de armas de fuego y el lavado de dinero. (Infobae)

Sin embargo, no conforme, Mr. Trump contraatacó y obvió todo, advirtiendo de que, “desde el 10 de junio, Estados Unidos impondrá un arancel del 5% a todos los bienes que ingresan en EE. UU. desde México, hasta que los inmigrantes ilegales que entran a través de México a su país se detengan”. Escribió Trump en Twitter: “El arancel aumentará gradualmente hasta que se resuelva el problema de la inmigración ilegal, momento en que se eliminarán los aranceles”. Esto llevaría a una acción que México tendría que realizar para bloquear su frontera con la de Guatemala, con lo cual se desarrollaría un gran conflicto territorial en Guatemala que se extendería en todo el país, precisamente en plenas elecciones. Esto se supone que no lo tenían en cuenta por simple análisis.

La Cepal había ya presentado un paquete de inversiones e infraestructura para resolver el problema migratorio, con una inversión de alrededor de 10,000 millones de dólares al año durante una década. Ebrard (México) explica que, si bien México y Centroamérica harían esfuerzos en ese sentido, se necesitaría la ayuda de otros países, especialmente Estados Unidos y Canadá. El plan se basa en los motivos y causas estructurales de la migración:  1) crecimiento insuficiente, con la pobreza y desigualdad, donde el 10% de mayor ingreso obtiene hasta 70 veces más que el 10% más pobre; 2) alto crecimiento demográfico en ciudades, con gran rezago en lo rural; 3) sequías e inundaciones; 4) una de las regiones más violentas del mundo.

El plan no tiene visas de iniciar, que sería el camino correcto desde el punto de vista de un plan de desarrollo, por lo que tendrán que ver qué van a hacer con el conflicto territorial que se va a crear cuando México limite la migración que les va a crear esa política de Mr. Trump. Y Guatemala, con miles de personas que pasan por aquí, que serán detenidas en la frontera con México, si se cumplen los deseos de Mr. Trump.

Los dueños que dirigen las campañas de sus partidos políticos son los que se encargan de establecer cuál sería la política en materia urbana que les permita alcanzar el poder. Al presidente Morales se le ocurre la brillante idea de “…solicitar a Mr. Trump que sitúe tropas en la frontera de Guatemala” con México. (Pág. 4, P. L.) Pero con todo este conflicto que viene, van a tener que enfrentarse con esas estructuras que crearon, cuando se les acumule la población migrante, pues presentan proyectos sin planes, por lo que ni de una u otra forma lograrán alcanzarlos. Es admirable ver la frialdad de las propuestas, que con proyectos nacionales o urbanos aislados no resolverán los problemas migratorios.