Si me permite

Nuestra iniciativa permite progreso sostenible

Samuel Berberián samuel.berberian@gmail.com

“La mano izquierda del progreso se denomina fuerza, La mano derecha se denomina espíritu. El progreso es el gran hilo del laberinto humano”. Víctor Hugo

Entendemos que iniciativa es cuando podemos emprender algo sin la necesidad de otros para poder lograr algo, y por lo general es porque visualizamos una necesidad u oportunidad y nos ponemos en acción para alcanzar una meta en ello.

La auténtica iniciativa se enmarca en las capacidades que tenemos, y cuanto más podemos desarrollarlas mucho más nuestra iniciativa se activa. Por ello es muy importante que no seamos pasivos cuando podemos hacer algo, sino abrirnos camino para poder progresar con lo que nos nace hacer.

Sin lugar a duda, nuestra iniciativa tendrá oportunidad de desarrollarse cuando hacemos el espacio y tiempo necesario para hacerlo, porque nuestra iniciativa descansa en nuestros intereses, por lo que adaptamos lo que hacemos pensando qué dejamos atrás para poder progresar hasta poder alcanzar la meta que nos hemos trazado. Este ejercicio se aplica en todo lo que emprendemos hasta poder lograr una vida sostenible en lo que pensamos ocuparnos el resto de ella.

Hay personas que son creativas y están elaborando diferentes proyectos, esto es sencillamente porque la iniciativa que tienen visualiza dónde puede haber una alternativa y también cuando ven una necesidad tienen el emprendimiento de involucrarse y ser útiles.

Es indudable que la iniciativa está hermanada con el progreso y en esto se entiende que uno debe dejar a un lado en lo que está para poder avanzar en nuevos horizontes que algunas veces no son claros pero por la misma iniciativa son llevados y logran entrar en áreas donde nunca habían planeado, y eso mismo les gratifica con progreso, creando un nuevo futuro donde no habían planificado anteriormente, pero lo logran.

Es indudable que todo progreso tiene sus riesgos y momentos de incertidumbre que nos pueden paralizar, pero con la iniciativa que tenemos podemos seguir adelante. Por ello, cuando se está dispuesto y preparado para progresar se pueden entender los desafíos que lo están introduciendo a las áreas que habrán de darle, no simplemente un perfil de un logro, sino un estado sostenible, en el cual se podrá ocupar el resto de su vida.

Es sorprendente que muchos tienen la oportunidad del progreso con simplemente aceptar los retos que se les ofrecen y simplemente, por no embarcarse en ello, otro lo ven y lo aprovechan, logrando progresos incalculables. No es extraño que después de que uno lo alcanza, otro reacciona con el comentario de que esa oportunidad la tenía pero otro la aprovechó. Eso es relativo, porque el primero que lo percibe lo sabe aprovechar y lo disfruta.

Muchas veces aun los de su casa lo tratan de desanimar a uno para que no se esté arriesgando en oportunidades que se van presentando, pero si uno tiene la iniciativa y sabe incursionar siguiendo consejos e instrucciones de los que han pasado antes por ello, se puede lograr un progreso nunca antes soñado. La vida está llena de oportunidades, y no solo hay que buscarlas, sino que hay que saber aprovechar cuando las percibimos.

La vida está llena de alternativas, las cuales hay que saber escoger, pero también saber conservarlas para llegar a una meta de progreso, que no solo es el final, sino la antesala para la próxima etapa del progreso.