Imagen es percepción

OMS debe aprobar a la brevedad vacuna Sputnik V

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Publicado el

Que aún no haya sido aprobada la mejor vacuna (Sputnik) que hasta ahora ha demostrado su efectividad y duración de anticuerpos es extraño, y es que no les conviene a ciertos países, por cuestión política y económica de sus corporaciones. Se supone que la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una institución que debería ser neutral para velar por el bienestar y la salud de la población mundial. Sin embargo, pareciera que la agenda de esta entidad es retrasar lo más posible esta autorización. Aun a sabiendas de que su imagen está por los suelos, gracias a su mal manejo desde el inicio, la pandemia se propagó por todo el mundo.

Los errores que ha cometido la comunicación institucional de la OMS siguen siendo un desastre, con resultados nefastos. El organismo liderado por Tedros Ghebreyesus nos ha acostumbrado a ciertos deslices en la información difundida, causando confusión que ha condicionado la evolución de la emergencia sanitaria. ¿Serán errores involuntarios (que no deberían permitirse a estos niveles) o algo hecho a propósito para agravar la situación y el caos mundial, y así navegar con la bandera de la estulticia?

Retrasos en la comunicación del peligro, sugerencias erróneas sobre las reglas de comportamiento a adoptar, indicaciones contradictorias, dudas y cambios bruscos de dirección, con las autoridades sanitarias de cada país, que han confiado totalmente en los dictados de la OMS y, de alguna manera, podrían ha ber pagado las consecuencias de este modus operandi, donde esta institución habría subestimado la emergencia del coronavirus y luego dado pautas equivocadas.

Millones de personas en todo el mundo se han vacunado contra el covid-19 con el biológico Sputnik V. Entre ellos países como Guatemala, México, Argentina. Sin embargo, la vacuna rusa aún no ha sido autorizada por la OMS. Y aunque desde el punto de vista de salud las personas están incluso mejor protegidas que con otras vacunas, lamentablemente este esquema no es aceptado en varios países.

Imagine usted la decepción y la angustia entre los viajeros ansiosos de todo el mundo, que con las nuevas reglas adoptadas por Washington y la Unión Europea, entre otras grandes potencias, se les niega la entrada a estos países a quienes han sido vacunados con el suero ruso Sputnik V. Decisión que no ha dependido de las personas, sino de los Estados. Esta es la mayor discriminación política que pueden hacer en medio de una crisis humanitaria y que además viola los derechos humanos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, que aparentemente sí se preocupa seriamente por esta situación —no como nuestro flamante presidente, Giammattei—, cuestionó la tardanza de la OMS en la aprobación para el uso de vacunas contra el covid-19.

Tratando de justificarse ante los múltiples reclamos de muchos países que optaron por vacunar a su población con la Sputnik, la OMS anunció que decidirá si aprueba el uso “de emergencia” de esa vacuna durante el primer trimestre de 2022. Y así han venido diciendo en los últimos seis meses. La realidad es que la gente ya no cree en engañosas instituciones mundiales como esta, donde los mayores donantes manejan la toma de decisiones de una manera arbitraria que les favorece solo a ellos.

Lo que argumenta la OMS es que había descubierto problemas en un centro de producción de la vacuna Sputnik V, pero Moscú insistió en que se habían resuelto y corregido, por lo que es momento de que todas las personas que han utilizado esta vacuna exijan a esa organización su pronta aprobación, enviándole correos o mensajes.