Urbanismo y sociedad

Otra vez los migrantes

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

Los gobiernos de México, Guatemala y Estados Unidos acordaron prohibir el paso de las caravanas por sus territorios ante el riesgo de propagación de la pandemia del covid-19. Biden ratificó a Amlo que revertirá políticas migratorias “draconianas” de Trump, con lo que el inicio del proceso de entrada de las primeras 25 personas bajo el protocolo de protección de migrantes a El Paso, Texas, ha sido una esperanza para los que continúan en México, donde han permanecido. (Acnur y Unicef).

Por lo que este plan es parar la raíz de la migración forzada, según aseguró este sábado el presidente de México, Manuel López Obrador, en cuyo país y durante los últimos años han quedado varados miles de migrantes que intentan llegar a Estados Unidos. En Guatemala, 1.6 millones de personas reciben remesas de Estados Unidos, Canadá y México. Las remesas son fundamentales para la economía de Guatemala y representaron más del 11% del PIB en el 2017. Para comprender el salto, basta observar el ingreso promedio mensual en los siguientes años: en 2020 fue de US$925 millones; 2019, US$875 millones; 2018, US$774 millones; 2017, US$682 millones, y 2016, US$596 millones. Según los últimos datos publicados en Guatemala, hay 1.205,644 migrantes, lo que supone un 6.85% de la población. Las remesas benefician a unos 6.2 millones de personas, que equivale al 37 por ciento de la población.

Los “narcos se aprovechan de la extrema pobreza en comunidades para proteger el trasiego desde el Petén, donde más se localizan aeronaves con cargamentos de droga. La mayoría de jets y aviones provienen de Venezuela”. Según el Ejército, en el 2019 fueron halladas en Petén 24 de 54 aeronaves, es decir, 44% aterrizó en ese departamento. Quiché, Alta Verapaz, Izabal y Retalhuleu fueron los otros lugares donde se localizaron más aeronaves. La Cicig, en un informe sobre Guatemala, indica “que es un Estado capturado”.

Guatemala reitera su compromiso para unir esfuerzos, con el fin de dar una respuesta multilateral coherente y eficaz para enfrentar la pandemia del covid-19 y, sobre todo, para la búsqueda de soluciones efectivas para la protección de las personas migrantes, aunado a la pronta recuperación económica de nuestro país.

Joe Biden tomó una serie de decisiones, marcando una clara ruptura con los cuatro tumultuosos años de Trump, y ha reabierto un centro de detención para albergar a niños que cruzan solos la frontera desde México, así como la liberación de los migrantes adultos que estaban retenidos esperando un permiso para cruzar la frontera. Es la primera medida de este tipo adoptada durante la campaña presidencial, donde “El Salvador, Guatemala y Honduras serán los países destinatarios de 4,000 millones de dólares que su administración planea entregar para impulsar el empleo y el desarrollo en Centroamérica. También firmó decretos para frenar la construcción del muro fronterizo, proyecto bandera de la anterior administración y suspendió el programa Remain in México, que obligaba a los solicitantes de asilo en Estados Unidos a esperar respuesta en territorio mexicano” (Reuters). Pero se mantendrán y reforzarán los controles migratorios y de salud en todos los puestos fronterizos, manifestó el ministro guatemalteco de Relaciones Exteriores, Pedro Brolo, en una declaración conjunta con los embajadores de México y Estados Unidos, Romeo Ruiz y William W. Popp.