Desde Ginebra

Pasado, presente y futuro de la OMC

Eduardo Sperisen-Yurt esperisen@gmail.com

La Organización Mundial del Comercio (OMC) heredera del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio), que funcionó entre 1948 y 1994, nació a su existencia el 1 de enero de 1995 y en ese momento representó la mayor reforma del comercio internacional desde la Segunda Guerra Mundial.

Tras siete años de difíciles negociaciones y tres plazos incumplidos, finalmente se puso en marcha la liberalización comercial más ambiciosa de la historia, firmando el Acta Final de la Ronda Uruguay en Marraquech, Marruecos, el 15 de abril de 1994. El mundo entró en una nueva era del comercio, el Acta fue firmada por parte de 124 países y el GATT fue sustituido por la OMC.

A diferencia de su antecesora, la OMC expandió su competencia a áreas que iban más allá del comercio de bienes para incluir los servicios y los asuntos relacionados con la propiedad intelectual, además de albergar un procedimiento de solución de controversias, incluyendo un sistema de arbitraje entre los estados, totalmente nuevo.

La OMC celebró recientemente de manera virtual su 25 aniversario, bajo el lema de “Pasado, presente y futuro”. Varios funcionarios gubernamentales y representantes de la sociedad civil se reunieron para intercambiar opiniones sobre los logros y desafíos a los que se enfrenta la OMC al cumplir 25 años. Naturalmente, durante la reunión virtual se comentó que el mundo ahora es un lugar muy diferente al de 1995.

Los directores generales que ha tenido la Organización desde su creación son: Renato Ruggiero (Italia), de 1995 a 1999; Mike Moore (Nueva Zelandia), de 1999 a 2002; Supachai Panitchpakdi (Tailandia), de 2002 a 2005; Pascal Lamy (Francia), 2005 a 2013; y Roberto Azevêdo (Brasil), desde 2013 hasta junio del 2020.

El discurso de apertura estuvo a cargo del Consejero Federal suizo y vicepresidente, Guy Parmelin, quien se manifestó sobre la importancia de la OMC y del Sistema Multilateral de Comercio, que ha sido sorprendida por la actual crisis por el covid-19, a través de mercados abiertos que desempeñan un papel importante para garantizar un acceso rápido a los medicamentos y otros elementos esenciales necesarios para luchar contra la pandemia.

A los asistentes escépticos, les dijo: “Deseo recordarles que el comercio internacional es parte de la solución y no parte del problema. El comercio y la salud pueden y deben ser de mutuo apoyo”, y continuó diciendo: “que aprovechemos esta crisis para que la organización vuelva a estar en forma para el resto del siglo XXI”.

Por su lado, en el tema de cómo será el futuro, el director general adjunto de la OMC, Sr. Alan Wolff, actuando en lugar del director general y hablando en nombre de los tres directores generales adjuntos, afirmó, entre otros temas, que “la OMC del futuro deberá promover la paz creando condiciones económicas que determinen una mayor estabilidad por los conflictos causados en el comercio mundial. En el futuro deberá ser más eficaz, con una mejor gobernanza por parte de sus miembros, asistida de una secretaría proactiva e independiente que actúe como guardiana del sistema mundial de comercio, responsable de supervisar, proporcionar análisis y aumentar la rendición de cuentas con las disciplinas de la OMC.

Lo cierto es que, en pocos meses, la primera mujer, Dra. Ngozi Okonjo-Iweala, de Nigeria, ocupará el cargo de directora general de la OMC, y eso en sí mismo es un hito, y el camino hacia adelante no será fácil, necesitando todos los miembros de la OMC de un renovado sentido de propósito común.