Fuera de la caja

Relaciones públicas: arte y disciplina

Publicado el

Las relaciones públicas consisten en un apoyo ante una amplia variedad de instituciones en la sociedad, tales como empresas, fundaciones, asociaciones de voluntariado, centros educativos, hospitales y ministerios del Gobierno, ya que todas ellas deben desarrollar relaciones con diversas audiencias o públicos de interés; colaboradores, socios, clientes, comunidades locales, accionistas, otras instituciones y con la sociedad en general.

La práctica de las relaciones públicas consiste en una combinación de arte y disciplina con el objetivo de generar armonía en el entorno de interés, por medio de la comprensión mutua, basada en información verídica y completa. La disciplina de las relaciones públicas ha ganado un lugar importante en la estructura organizacional, destacando por su principal propósito: apoyar en todo momento la construcción de la reputación de la organización.

El campo de acción de esta disciplina es muy amplio y contiene un gran número de actividades encaminadas hacia el objetivo general de optimización de las relaciones entre cada organización y sus públicos de interés, basados en el contacto profundo y reflexivo con la organización y así poder presentar un diagnóstico, establecer un tratamiento y definir en conjunto el plan y acciones por implementar.

La práctica de las relaciones públicas abarca aspectos importantes como políticas corporativas, planes de acción y cultura organizacional, entre los cuales cabe resaltar: mejorar la imagen y reputación corporativa, fomentar y elevar el nivel de la comunicación, lograr una proyección social, establecer vínculos positivos con todos los sectores de la sociedad y generar una opinión favorable ante el público en general.

Las relaciones públicas tradicionales han evolucionado ante las necesidades actuales del público y de las propias marcas, ya que se ha logrado determinar canales personalizados y más amplios para llegar a más personas, tales como las plataformas en la red y medios digitales que ofrecen espacios de difusión masiva e inmediata.

Hoy en día, la combinación de estrategias tradicionales en conjunto con las estrategias digitales permite un mayor campo de acción en consecuencia con el objetivo de posicionar una marca, empresa o persona, por lo que el mayor reto consiste en poder distinguir el uso adecuado de los diversos canales de difusión. Es primordial tener establecido el público objetivo adecuado para cada acción y mantenerse actualizado, para poder estar a la vanguardia ante las nuevas tendencias.

La tendencia cada vez mayor es que las estrategias de relaciones públicas canalicen sus esfuerzos hacia las alternativas digitales por redes sociales; a través de generación de contenido de calidad y medios digitales, contexto dentro del cual es necesario determinar como un objetivo establecido y una responsabilidad adquirida el poder garantizar que todas sus comunicaciones se realizarán de manera precisa, verdadera y detallada. La honestidad y precisión son componentes invaluables en las relaciones públicas.

En el mundo actual, con una alta competencia comercial y empresarial, las relaciones públicas deben concentrarse en construir un óptimo posicionamiento, a través de las mejores estrategias de mercado y su manejo eficiente, ya que las empresas requieren de acciones de relaciones públicas para poder llegar de manera adecuada y eficiente a sus grupos de interés.