Pluma invitada

¿Serán medidas pertinentes y oportunas?

Publicado el

El domingo 15 de agosto por la noche tomaron vigencia las nuevas medidas de restricción decretadas para el control del contagio. La razón detrás del decreto es contrarrestar el repunte del contagio que sobrepasa el 30% de positivos, los 4,000 casos confirmados al día y la saturación de los hospitales, cuya ocupación está por encima del 100%.

Se puede considerar que las medidas decretadas son pertinentes, ya que la experiencia de otros países demuestra que el encierro draconiano es la mejor manera de aliviar los hospitales. Es una medida nefasta para la economía familiar y del país, pero logra aliviar la situación del sistema de Salud. En Guatemala, en vez de decretar un encierro estricto, se dicta un toque de queda nocturno, destinado más a limitar las fiestas que la movilidad de la población. En este sentido las medidas tomadas son pertinentes porque es en las reuniones y fiestas donde ocurre la mayoría de los contagios, incluso más que en los mercados, debido a que los asistentes dejan de utilizar la mascarilla.

Sin embargo, no es tan sencillo determinar si las medidas son oportunas. Para ello es necesario analizar la evolución del contagio y vemos que el alza actual se inició el 20 de mayo, cuando el % positivos era 15.07%. El alza se mantuvo constante, alcanzando el 25% positivos el 22 de junio y un máximo de 30.17% el 10 de julio. Después de esta fecha se nota una baja en el indicador hasta 20.37% el 31 de julio y desde entonces viene en alza. El alza continua del indicador vino acompañada de un alza en el número de casos confirmados al día que saturó los hospitales desde finales de julio. Se observa que cuando el % positivos supera el 30% estamos en crisis, por lo que es mejor prepararnos antes de llegar a ese valor.

Por lo anterior, las medidas decretadas el viernes pasado no se consideran oportunas, sino que llegan demasiado tarde. Debieron tomarse medidas cuando el % positivos superó 25% la primera vez, el 22 de junio, y nuevamente cuando lo hizo recientemente, el 5 de agosto. Las medidas tomadas son correctas para la situación, pero vienen tarde. De haberse tomado con un % positivos de 25% en vez de 30% se hubiesen salvado vidas y los hospitales no estarían con la saturación actual. Podemos concluir que las medidas no son oportunas.

Es importante que las medidas se mantengan por lo menos por dos períodos de contagio del virus, para lograr ver su efectividad. Fue una lección que aprendimos al inicio de la pandemia, cuando teníamos medidas presidenciales semanales o quincenales. No dudo que las medidas que tendremos por los siguientes 30 días serán efectivas y lograrán aliviar los hospitales. Sin embargo, las medidas ya no serán “motores de cambio”, sino de apoyo, porque la población ya se está cuidando un poco más. Lo podemos observar en la curva de % positivos, que ya tiende a aplanarse. Adicionalmente, se vuelve a golpear duramente la industria turística y conexos. Ya es hora de que el Gobierno otorgue una ayuda al sector por la pérdida de utilidades debido a los cierres temprano y al toque de queda.

El aprendizaje para nuestras autoridades debe ser: “Tomar medidas adicionales de prevención pertinentes y oportunas cuando nos acercamos al 25% positivos y no esperar a que los hospitales estén a punto del colapso para aliviarlos”.

El aprendizaje para todos nosotros debe ser: “No debemos esperar a que el % positivos llegue a 30% para empezar a cuidarnos; debemos hacerlo todos los días, todo el día, siempre”.