Con otra mirada

Sobre Arquitectura, arquitectos y su representación

José María Magaña Juárez jmmaganajuarez@gmail.com

Publicado el

El hombre es el único animal de la escala zoológica que hace de su nido algo permanente. Primero utilizó las cuevas como refugio, en las que dejó huella de su cotidianidad mediante pinturas murales con escenas de caza, para luego construir viviendas con los materiales del lugar en donde decidió asentarse. Más tarde edificó templos para sus dioses y espacios para albergar funciones comunitarias, organizados alrededor de espacios abiertos en donde intercambió alimentos, animales domésticos y productos, inventando de esa manera el urbanismo y la arquitectura. Así, nacieron las ciudades.

La Arquitectura es, pues, la expresión más contundente de la obra humana, una inequívoca expresión de cada período histórico y, por lo tanto, fuente de identidad cultural del pueblo que la produjo. Destaca aquella monumental o simbólica; su relación con el medio o cualquier otra característica que identifica al pueblo que la produjo. Ha sobrevivido la construida con los mejores sistemas constructivos. Sus características reflejan el tiempo y las circunstancias, por lo que representan cada período de nuestra historia. Son obras relacionadas con la religión, la política y el comercio; poderes que con visión buscaron la asesoría adecuada. El artífice fue, es y será el Arquitecto.

A pesar de esa realidad, el ciudadano común desconoce la importancia y valor del espacio urbano y la calidad del espacio en donde habita, trabaja, socializa o descansa, aunque deba invertir varias horas al día para ir de un lugar a otro y los ambientes en que se desenvuelve no sean satisfactorios, por mala o nula planificación.

A nivel gremial contamos con el Colegio de Arquitectos de Guatemala, de conformidad con las normas de la Ley de Colegiación Profesional Obligatoria, con el fin de, entre otros importantes objetivos:

Promover, vigilar y defender el ejercicio decoroso de las profesiones universitarias en todos los aspectos, propiciando y conservando la disciplina y la solidaridad entre sus miembros; Promover y vigilar el ejercicio ético y eficiente de las profesiones universitarias; Defender y proteger el ejercicio profesional universitario, combatir el empirismo y la usurpación de calidad; Auxiliar a la administración pública en el cumplimiento de las disposiciones legales que se relacionen con las respectivas profesiones universitarias; resolver consultas y rendir los informes que soliciten entidades o funcionarios oficiales en materia de su competencia, siempre que se trate de asuntos de interés público; Participar en el estudio y solución de los problemas nacionales y propiciar el mejoramiento el mejoramiento integral de los guatemaltecos. Objetivos que, por omisión, descuido o indolencia, se dejaron de cumplir.

El próximo miércoles 28 de octubre tendrá lugar la segunda vuelta de votación para elegir nuevos miembros de junta directiva y tribunal de honor. Participan la planilla oficial, Integridad, y la planilla No. 3, promovida por la agrupación Puesta en Valor, sin vínculo institucional.

En función de mi experiencia profesional, como candidato a presidir la Junta Directiva, sugerí el uso del término Puesta en Valor, tomado de la Teoría de la Conservación de Bienes Culturales. Se trata de una de las primeras medidas empleadas para recuperar un bien dañado aplicándolo, literalmente, a poner en valor al Colegio de Arquitectos de Guatemala, a fin de: 1. Recuperar los espacios en la Administración Pública perdidos, 2. Descentralizar sus funciones hacia las sedes departamentales, 3. Estimular la capacitación de los agremiados, 4. Apoyar a los Diseñadores, hasta ahora cobijados en el Colegio, para que en el corto período de nuestra gestión (2020-2022) sea creado el Colegio de Diseñadores de Guatemala, 5. Velar por los intereses de sus agremiados.