Desde Ginebra

Tendencias tecnológicas en el comercio

Recientemente Francis Gurry, director general de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (Ompi) en Ginebra, presentó el informe de la serie Tendencias Tecnológicas de la OMPI (WIPO Technology Trends).

En su introducción, el director general afirmó que “la inteligencia artificial es una nueva frontera digital, que tiene un profundo impacto en el mundo, transformando la forma en que vivimos y trabajamos”.

Esta nueva generación de tecnología es una evolución que impacta a una amplia gama de negocios y actividades en el trabajo, comercio, así como también facilita la interacción humana. Lo que implica un desafío para las empresas, la sociedad y la cultura. Debido a lo incipiente del tema, existen muchas dudas y conceptos erróneos.

Uno de los hallazgos del informe es que el 50 por ciento de todas las patentes de inteligencia artificial se han publicado en los últimos cinco años, lo que muestra la rapidez con que avanza la innovación en este campo.

El informe identifica a los actores clave, tanto de las empresas en los diferentes sectores como en las áreas de investigación e industrias, así como en el sector público. Asimismo, constituye una base de conocimientos que abordan temas como los usos actuales y potenciales, el impacto de la tecnología, las cuestiones legales y reglamentarias, la protección de datos y las preocupaciones éticas. Se convierte en una contribución que fomenta la formulación de políticas globales para el futuro, bajo el respaldo del marco de la propiedad intelectual.

Las invenciones de las tendencias tecnológicas relacionadas con la inteligencia artificial están en auge, desde que surgió en la década de 1950 se han presentado solicitudes para casi 340 mil invenciones relacionadas con este tema, además se han generado más de 1.6 millones de publicaciones científicas.

La inteligencia artificial es un concepto bastante complejo de definir, algunos expertos en la materia opinan que ésta permite escoger las mejores soluciones para resolver un problema, otros opinan que se puede concebir como la capacidad de generar información combinando la que recibimos de forma externa con la que ya disponemos.

Considerando la cantidad de datos que se reúnen en internet y de las compras en tiendas virtuales, por lo que no resulta sorpresivo que nuestros hábitos de consumo estén cada vez más controlados. Si además le sumamos la inteligencia artificial, es comprensible que las máquinas puedan aprender sobre cómo y cuándo compramos.

La evolución de la tecnología alcanzó también al comercio electrónico, convergiendo con estas nuevas tecnologías. El mercadeo de las marcas en línea con contenidos digitales permiten recolectar datos y cifras del comportamiento de los consumidores para entender sus gustos e intereses durante su proceso de compra. El e-Commerce que promueve el uso de la inteligencia artificial aumenta a diario, así como sus aplicaciones en otras plataformas como “la nube”, la posibilidad de expandirse a otros mercados en diversos países, mejoras en el servicio de búsqueda y venta en el sitio, segmentación de consumidores o acompañamiento en sus compras, todo con la finalidad de personalizar, agilizar y mejorar la experiencia del usuario final.

Cada vez más se pueden encontrar ejemplos de la aplicación de la inteligencia artificial en todos los eslabones de la cadena de suministro. Lo cierto es que, para tener más ventajas en la competitividad, las empresas tienen el desafío de esforzarse aún mas para crear valor añadido que no sea fácilmente reemplazable por el uso de la inteligencia artificial.