Imagen es percepción

Thanksgiving y Black Friday

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Aunque las imágenes y la calidez de la celebración de Acción de Gracias llegaron al resto del mundo desde inicios del siglo XX, con el cine Hollywoodense, la literatura y la televisión, en la última década cada vez más se exaltan en Guatemala estos dos eventos que tienen sus raíces en Estados Unidos y que ahora empiezan a formar parte de nuestras propias celebraciones. La imagen más recurrente para esta fecha ha sido la de una familia en oración alrededor de una mesa sobre la que se encuentra un pavo gigante. La ironía es que algunos aquí lo celebran y ni siquiera conocen el significado y origen del Thanksgiving.

Incluso muchos jóvenes han dejado de lado nuestras propias tradiciones guatemaltecas, como el día de muertos, no disfrutan de un buen plato de fiambre, ni les apetece, pero estas tradiciones que no son propias las celebran, las disfrutan y las gozan al máximo. No tiene nada de malo, pero mínimo deberían conocer los motivos y las raíces de estas tradiciones extranjeras.

El Thanksgiving es una fiesta de origen cristiano y campesino que nació entre los primeros pobladores de América del Norte cuando los padres peregrinos, en 1621, se reunieron en Plymouth, Massachusetts, para agradecer a Dios por su primera cosecha. Se conmemora el cuarto jueves de cada noviembre. En 1863, en plena Guerra Civil, Abraham Lincoln proclamó la celebración del Día de Acción de Gracias, que a partir de allí se convirtió en fiesta anual y gradualmente perdió su contenido cristiano. Hoy representa una de las fiestas más importantes para los estadounidenses.

Los fundadores de EE. UU. habían llevado algunas semillas para plantar y tuvieron que adaptarse a vivir en lugares inhóspitos, habitados solo por nativos americanos de quienes aprendieron la sobrevivencia, eligiendo semillas y animales más adecuados para esa tierra. La abundante cosecha del primer año, principalmente semillas de maíz, calabaza y el próspero negocio de la cría de pavos, fue un buen augurio para la naciente nación.

Todos los momentos históricos estadounidenses más importantes giran en torno al Thanksgiving, que tiene un poder simbólico e identitario muy fuerte. Es una oportunidad para agradecer a Dios por todo lo que se tiene: amigos, hogar, familia y los bienes materiales necesarios para llevar una vida tranquila y digna. El menú tradicional incluye pavo como plato principal, acompañado de puré de papa, camote, salsa gravy, salsa de arándanos, verduras y, para el postre, pastel de calabaza o apple pie. Aunque cada familia tiene su propia receta tradicional. En la costa este, el pavo se rellena con ostras y mariscos; en el sur, con pan plano de maíz; y en el norte, con arroz salvaje, un tipo de arroz americano. Entre las muchas tradiciones vinculadas con el Día de Acción de Gracias en EE. UU. está la opción del presidente de “perdonar” a un pavo entre los elegidos para el banquete. De hecho, la Casa Blanca participa activamente en las fiestas con la ceremonia de indulto presidencial.

El Black Friday nace el día después de Acción de Gracias por iniciativa de los comerciantes que han decidido ofrecer a sus clientes precios reducidos, a fin de iniciar las compras navideñas. Black Friday es ahora una etiqueta a nivel mundial vinculado con descuentos y ofertas. Lo común es ver los desfiles, el más llamativo es el de la tienda Macy’s, en Nueva York, con enormes carrozas y bandas de música. Con la salida de Papá Noel se marca el inicio oficial de la Navidad, tradición que data de 1920. Así que, si anoche cenó un delicioso pavo de Thanksgiving, agradezca a Dios por todo lo bueno que tiene en su vida.