Registro akásico

Todo ha de cambiar

Antonio Mosquera Aguilar http://registroakasico.wordpress.com

Publicado el

No caigamos en polémicas, expresión de los temores del pasado. Se vuelve a viejos bloqueos de la Guerra Fría. El anticomunismo no supera la tensión de las realidades políticas del mundo latinoamericano e hispánico.

En España, la coalición gobernante de socialistas e izquierdistas neocomunistas produjo, en muchos intelectuales, el retorno de acusaciones empapadas de horror al estalinismo.
A la formación Unidas Podemos, un partido patrocinado por Venezuela, se le vitupera de comunistas. En contra, los izquierdistas extreman sus posiciones, tal como sugerir la emancipación de niños de 7 años en adelante, para decidir el cambio de sexo sin acuerdo de sus padres. Se han asumido posiciones animalistas claramente radicales, en desmedro de la ganadería, para imponer una dieta vegana forzosa a la población. Por ningún lado se atenúa la irritación, y el debate tiene fuerte carga emocional.

En Cuba, después de las manifestaciones de julio del corriente año, una parte de la oposición se empecina con posiciones contrarias a cualquier transacción. Por una parte, el régimen, en palabras del presidente Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, llama al enfrentamiento implacable contra manifestaciones pacíficas, para impedir cualquier crítica contra el régimen. La contraparte está dividida. Los antes llamados gusanos ahora avanzan con desafíos abiertos, incluso contra la orientación de EUA en sus relaciones internacionales. Muchos, y sobre todo los hijos, son ciudadanos americanos; por lo tanto, presionan legítimamente al gobierno de Biden. Los voceros del rechazo son muy variados. Un influenciador con programas de internet y periódico electrónico, Alexander Otaola es un buen ejemplo de los nuevos adversarios. Con críticas radicales pero salpicadas de humor, apego decidido a la no violencia y rechazo a toda negociación.
Por aparte se encuentran los razonables. Desde un inicio expresan críticas abiertas a la situación en Cuba: cansancio por la austeridad desigualmente repartida. Una élite sin sacrificios y la gran mayoría en la pobreza. La falta de libertades no se oculta, así como el uso de un extenso aparato policial contra cualquier atisbo de insatisfacción. Un buen termómetro para conocer el futuro de este programa está con Yunior García Aguilera. Llamó a manifestaciones el 15N, desde un portal bautizado como Archipiélago.

Finalmente se desdijo y se refugió en España. No se sabe si pedirá asilo. Su llamado a la oposición abierta surgió después de sendas reuniones con artistas opositores, así como con el cantor Silvio Rodríguez. Los partidarios de arrancar concesiones al régimen son conscientes del apoyo romántico a la revolución cubana por parte de un fuerte contingente de nostálgicos del siglo pasado. En consecuencia, expresan un llamado radical a la crítica y evitar volver sobre defensas trasnochadas, o ataques sin fundamento expresados en el pasado. Se trata de discutir el presente para delinear el futuro. Se rechaza el inmovilismo de la dirigencia cubana, sin pedir sus cabezas, pero sí el abandono de los cargos.

Importan esos debates, pero fuera de conocerlos es extravagante pararse en la Avenida de las Américas para protestar contra la embajada cubana. Una queja de un grupo exiguo sin importancia. Los viejos exilados cubanos y la inmensa mayoría de sus descendientes en el país; al contrario, sostienen diferentes posiciones sobre el futuro que nos afecta inmediatamente. Obviamente, existe consciencia de los sucesos de nuestra cultura; pero lo importante es resolver las afectaciones propias. No suframos calenturas ajenas.