Si me permite

Un año más simplemente es una oportunidad más

Samuel Berberián samuel.berberian@gmail.com

Publicado el

“Las oportunidades no solo hacen al ladrón, sino también a los hombres grandes”. G. Ch. Lichtenberg
Cuando se está culminando el año es correcto tomar unos minutos para evaluar lo vivido primeramente para observar qué cosas serían provechosas cambiar o corregir para que, el próximo año que se habrá de iniciar, no se vuelvan a repetir sino mejorar.

Podemos tener frustraciones, por lo que no hemos podido lograr, pero es mucho más importante entender el porqué de lo que no hemos logrado. Hay cosas que no hemos logrado porque no pusimos el máximo empeño de nuestra parte o posiblemente no eran para nosotros.

Es muy valioso, y sin lugar a duda es de sabios evitar el continuismo, aunque este sea de nuestro agrado porque lamentablemente no nos ayuda para avanzar. Posiblemente para los que nos observan estamos haciendo exactamente lo mismo, pero nosotros sabemos que nos hemos propuesto nuevas metas y mejor desempeño, y eso es lo que al fin y al cabo habrá de hacer la diferencia.

Si entendemos lo que hemos vivido en el pasado, tendremos la debida madurez para entender qué oportunidades se nos presentan y cuáles de ellas son apropiadas y además son favorables para nosotros y para los nuestros también. En la vida no estamos solos, y si no tenemos cuidado muchas veces lastimamos por lograr algo a los que están más próximos a nosotros por el solo hecho de lograr algo, y eso finalmente no se justifica.

Debemos entender que esta vida no es simplemente sumar años para tener más años vividos, porque si bien hay una expresión de admiración en aquellos que han sumado años de vida, la vida es más que simplemente una cantidad vivida, sino cuánto hemos avanzado en los años que hemos vivido y cuánto provecho hemos podido alcanzar. Cuando estamos visualizando nuestro futuro con determinación, podemos entender que el avance puede ser muy lento aparentemente, pero cada paso que damos lo hacemos con firmeza, y eso es lo que se aprovecha.

En el mundo en que vivimos cada humano tiene sus sueños y sus logros que son válidos para cada uno de ellos. Esto nos tiene que recordar cuando visualizamos el tiempo que tenemos por delante y debemos también respetar nuestra individualidad y habilidades desarrolladas para que las oportunidades que estamos escogiendo sean realistas y alcanzables también.

Por el medio social en el cual vivimos debemos cuidar que las celebraciones del fin de año y la algarabía del inicio del nuevo año no nos estén de alguna manera destruyendo el avance que estamos planificando emprender, porque si bien otros nos invitan y podemos agradecerlo, sin lugar a duda la responsabilidad de lo vivido recae en cada uno de nosotros. No es extraño, de lo que hemos observado en nuestro medio, que muchos dejan truncado todo un futuro por un simple momento de celebración y de placer que, si bien tiene su lugar, deberá tener sus límites, y para cada uno de nosotros puede ser diferente.

Vivamos de modo sabio, visualizando el mañana, para que el hoy sea un momento agradable, pero que no comprometa ni mucho menos dañe nuestro mañana. Sin lugar a duda, esta vida es más breve de lo que podemos percibirla, y avanza con más velocidad de lo que la apreciamos. Seamos diligentes, de modo que en cada paso que damos pongamos el valor debido, para que la vida sea una grata experiencia.