Urbanismo y sociedad

Urbanismo del siglo XXI

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

Actualmente el urbanismo está desarrollando cambios históricos y territoriales en los que se ha ido adecuando la arquitectura a los espacios naturales como parques y jardines, debido al medioambiente y a la crisis del covid-19, con 118,417 casos acumulados; activos estimados en 7,102 y 4,074 fallecidos (Guate. 23/11/2020). Pero ahora ya existen tres vacunas que podrían manejar esta Pandemia. Esto ha destapado las grandes debilidades de nuestro sistema urbano y rural: económico, sanitario, social y el cambio climático, que ha producido los dos huracanes Eta y Iota, que causaron derrumbes, deslaves, inundaciones, enfermedades y muerte.

Por eso existe la necesidad de replantear la reconfiguración física de nuestras ciudades con centros autosuficientes, ampliando banquetas, para evitar aglomeraciones, e intensificar la circulación peatonal, recapturando lo verde, pues Guatemala es considerada como uno de los países que brindan gran cantidad de oxígeno al mundo. La Cepal señala que “el proceso de urbanización en Guatemala se dimensionó tomando como referencia los datos censales de población de 1950, 1964 y 1973”. El país está conformado por un área 60.6% rural y 39.4% urbana, donde la concentración de población está en zonas rurales. El 70.9% de la población del país se encuentra en la informalidad laboral, y esto ha sido parte del desastre territorial producido por los últimos huracanes. Así es como se ha ido moldeando un lento proceso de urbanización en Guatemala, donde el crecimiento de la población rural ha sido superior al de la urbana total del país. Esto señalaría la existencia de un proceso de las migraciones, que conlleva tasas de crecimiento de la población urbana.

El 9 de diciembre de 1986, en el Congreso de la República se aprobó la Ley Preliminar de Regionalización, con el decreto 70-86, con el objetivo de promover el ordenamiento territorial y funcionamiento de los Consejos Regionales de Desarrollo Urbano y Rural. Habría que partir de esta norma jurídica para la planificación territorial, nacional, destacándose la región metropolitana, con 17 municipios, el departamento de Guatemala y otras regiones: norte, nororiente, suroriente, central, suroccidente, noroccidente y Petén.
Pero, además, nos encontramos ante la pandemia del covid-19, por lo que arquitectos y urbanistas de todo el mundo se enfrentan a este nuevo reto: rediseñar las ciudades para crear espacios seguros, sin dejar de lado la sostenibilidad, que apuesta por estructuras urbanas que puedan adaptarse rápidamente a futuras crisis. A esto se le conoce como urbanismo táctico y consiste en implementar cambios reversibles que no requieran de una elevada inversión. Se están planificando ciudades pensadas para las personas, no para los automóviles. Es un concepto que da sentido a La Ville du Quart d’Heure (Ciudad del cuarto de hora) que plantea Anne Hidalgo, actual alcaldesa de París.

Este nuevo modelo urbano nace con el objetivo de reducir la dependencia del carro. Se apuesta por una ordenación urbana que permita a los ciudadanos realizar sus actividades cotidianas como ir al trabajo o llevar a los niños al colegio con desplazamientos que no superen los 15 minutos. La idea, por lo tanto, es crear una serie de subregiones conectadas eficientemente, con un uso del suelo apropiado, orientando la densidad de la población, integrando anillos vehiculares a uno mayor de carácter metropolitano, en el caso de la capital, a través del transporte público. Esto se traduce en un alto grado de autosuficiencia de los territorios.