Desde Ginebra

El Foro Económico Mundial en Davos y la OMC

Eduardo Sperisen-Yurt esperisen@gmail.com

El Foro Económico Mundial, comúnmente conocido como WEF, se reúne todos los años a finales de enero en la localidad de Davos, Suiza, una famosa estación de esquí, ubicada en las montañas.
Su historia se remonta a 1971 cuando el Dr. Klaus Schwab reunió en Davos a líderes empresariales europeos para discutir sobre las prácticas de gestión global. El objetivo fue reunir a los principales actores en el mundo de la economía, la ciencia, las artes y la política, para discutir los principales temas económicos y sociales del momento en un entorno aislado.

Tal fue la popularidad de esta conferencia que el doctor Schwab, profesor de Política de Empresa de la Universidad de Ginebra, decidió inicialmente crear el Foro Europeo de Gestión. En un principio, las reuniones se centraron en cómo las empresas europeas podrían ponerse al día con las prácticas de gestión de los Estados Unidos. Posteriormente, en 1987 se convirtió en el Foro Económico Mundial (WEF, en inglés).

Al margen de esta reunión se llevan a cabo una serie de eventos relacionados con la economía mundial, de esta forma el gobierno suizo, a través de la Secretaría de Economía (Seco), invita a algunos ministros que representan una amplia gama de intereses durante una mañana a dialogar informalmente sobre las negociaciones comerciales multilaterales que están en la agenda de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Este año, el consejero federal suizo, Guy Parmelin, responsable del tema, presidió la reunión con 32 ministros y funcionarios responsables de la OMC. Asistió también, el director general de la organización, Roberto Azevêdo. El objetivo de la reunión informal fue discutir formas de cómo mejorar la cooperación comercial, incluidas ideas para reformar la organización.

Los ministros en sus intervenciones compartieron sus apreciaciones sobre la situación actual del comercio internacional. De acuerdo con el informe final del presidente, también discutieron sobre posibles enfoques para avanzar en las negociaciones en la OMC, teniendo en cuenta las tensiones comerciales que surgieron en el 2018. Los ministros resaltaron la necesidad de reformar la organización y observaron que el sistema podría mejorarse y expresaron una serie de ideas para mejorar su funcionamiento. Estuvieron de acuerdo en que las tensiones y los desafíos comerciales actuales deberían resolverse con una mayor cooperación y diálogo.

Reiteraron la importancia de concluir las negociaciones sobre subsidios a la pesca para fines del 2019. Como un tema de especial importancia, resaltaron la urgencia de restaurar el Órgano de Apelación para que funcione plenamente.

Con relación al proceso de reforma de la OMC expresaron diversos puntos de vista sobre el contenido y las modalidades de dicha reforma. Varios resaltaron la cuestión de cómo tener en cuenta los diferentes niveles de desarrollo para impulsar las negociaciones multilaterales. Con frecuencia fue mencionada la importancia de avanzar de manera abierta e inclusiva con otras iniciativas que cubren temas económicos modernos, como la regulación doméstica de servicios, la facilitación de inversiones micro, pequeñas y medianas empresas, género y comercio electrónico.
Por su lado, Australia, Japón y Singapur, proponentes del tema de comercio electrónico, aprovecharon la oportunidad para convocar a una reunión de ministros al margen de la reunión del WEF en Davos. Los participantes, representando a 76 países, confirmaron su intención de comenzar las negociaciones de un acuerdo plurilateral de comercio electrónico, alentando a todos los miembros de la OMC a participar para mejorar aún más los beneficios del comercio electrónico para empresas, consumidores y la economía global.