q’a no’jb’al

Gracias

Publicado el
Kajkoj Máximo Ba Tiul
Kajkoj Máximo Ba Tiul

Los Poqomchi decimos: xin w’an. Los Q’eqchi dicen: xin b’anu’. Que quiere decir: lo hice, estoy bien y por eso gracias. Digo esto porque aquí se cierra una nueva experiencia. Me dio mucho gusto compartir ideas y sentimientos con todos ustedes, que se atrevieron a leer y a analizar sobre lo que escribí cada fin de semana. Sé que a algunos les pareció bien, a otros no, incluso para algunos fue motivo para pensar así: “Como es que este indio piensa y escribe así”. Otros me calificaron como resentido social y falta de conocimiento; y que si así pensaba sobre el país, por qué no me iba a otro.

Muchos fueron los temas sobre los que reflexionamos. Transmitimos nuestras ideas sobre Guatemala y el mundo. Mi preocupación es: cuál podría ser el camino para instaurar un mundo humano. No más humano, porque aún estamos en un mundo en donde puede más el poder del capital, del tener, que del ser y por eso, por todos lados, se mata, se persigue, se asesina, se calla y se es poco tolerable.

Un mundo donde todavía se cuestiona si realmente “podremos vivir juntos”. Un mundo en donde no hemos ayudado a que la gente imagine nuevas cosas, porque siempre les transmitimos la imagen que queremos reproducir. Un mundo en donde los jóvenes han dejado de ser rebeldes, porque solo reproducen lo que los adultos quieren; no les hablamos de amor, sino de sexo; no les hablamos de solidaridad, sino de competencia. Un mundo en donde el desamor es mucho más que el amor y la esperanza.

Sobre ese mundo intenté pensar, sentir, hablar y hacer. Este espacio estuvo abierto para quienes durante muchos años se les ha negado el derecho de hablar. Traté de presentar las angustias y las esperanzas de quienes han sido los ausentes de esta sociedad y de la nación. Aquí hablaron quienes han sido víctimas del salvajismo que promueve el sistema neoliberal. Hablaron quienes han sido criminalizados por defender su tierra y su territorio. Y también quienes han sido instrumentalizados por el modelo, para destruir y controlar a sus propios hermanos de camino.

Hoy estamos ante un reacomodo del modelo neoliberal, las guerras son para eso. Los cambios en el país y en el mundo nos están diciendo que nos vienen tiempos difíciles. El militarismo, las oligarquías, las burguesías, las derechas nacionales y multinacionales intentarán terminar con lo poco que nos queda, pero todos estamos llamados a resistir con dignidad. No nos pueden arrebatar lo poco que nos queda, y se nos exige actuar como pueblos y no como individuos.

Se me informó por la administración de Prensa Libre, “que por falta de espacios” se me agradecen los aportes hasta ahora. Muchas preguntas y dudas surgen en mi mente, yo espero que sea cierto el argumento, pero a la vez creo que no fue por eso. Pero en fin, agradezco el espacio que me brindaron para dirigirme a ustedes. Un espacio se cierra, pero las ideas y los sentimientos perduran y siempre habrá un lugar para transmitirlo.

ajpop2004@yahoo.es