pluma invitada

Intransitable tránsito

El parque vehicular en la capital y segu- ramente también ya en algunas cabeceras departamentales está llegando, si no es que ya llegó, a una saturación, y el paso próximo será el colapso.

En el año 45 a de C., el emperador Julius Cesar declaró la primera restricción vehicular de la historia, de los carruajes y coches tirados por caballos en Roma y otras ciudades italianas, de las 6 a las 16 horas, porque creaban severos problemas de congestión vehicular, exceptuando aquellos que transportaban sacerdotes, oficiales, visitantes y ciudadanos de alto rango.

A partir de entonces varias ciudades como Atenas, en Grecia; Säo Paulo, en Brasil, en 1997; Ciudad de México y Bogotá, Colombia, en 1998; San José de Costa Rica, Santiago de Chile y La Paz, Bolivia, en 1986, han tomado medidas atinentes y, en los Estados Unidos, el Memorial Drive, que rodea el río Charles, en Cambridge, Massachussetts, es cerrado los domingos, de ll a 19 horas, durante la primavera y el verano, para permitir el uso exclusivo por parte de peatones, corredores, patinadores y ciclistas.

En Colombia, hace algunos años surgieron empresas de buses lujosos para transportar de un punto definido a los invitados a una fiesta campestre, reduciendo así el consumo de combustibles, y que los ya “traguiteados” regresaran manejando. En Bogotá se cierran varias avenidas en el centro de la ciudad los domingos, de 7 a 14 horas, práctica conocida como Ciclovía. En Guatemala, se implementó en la Avenida de Las Américas, zona 13, Pasos y Pedales. En París, el 17 de marzo de 2014, hubo restricción vehicular para mitigar la contaminación atmosférica, que alcanzó 93 mcg/metro cúbico, siendo el nivel de alerta 80 mcg /metro cúbico, ¿Cuánto será en Guatemala?

Esta es una medida de gestión de la demanda de transporte por diversas razones, para establecer prohibiciones a la circulación de varias clases de automotores, en cierto tiempo o cierto lugar, y es utilizada principalmente en zonas urbanas o en emergencias.

Hay varias alternativas: en Bogotá, la restricción se ha ejercido con el último número de la placa, restringiendo la entrada al centro de la ciudad con los últimos cuatro dígitos por día, por lo que cada automóvil no debe circular dos días de la semana y se puso en marcha la rotación anual de los números, para evitar que los días de la semana de la restricción fueran fijos.

Veo seños fruncidos en muchos guatemaltecos, ante la restricción vehicular hacia la que estamos yendo, sobre todo porque el precio de los combustibles sigue a la baja, pero puede subir. Además estamos contribuyendo a reducir la contaminación ambiental y los madrugones que debemos hacer para salir de las zonas residenciales que rodean la capital y superar los tranques que se forman para llegar a los trabajos a la hora puntual y por las tardes, para volver a casa a descansar.

 rochaz 71 @gmail.com