Desarrollo de país

Inversión en Guatemala

José Santiago Molina josesmolinam@gmail.com

Archivado en:

economia

Para muchos ciudadanos hoy, 7 de enero, es el inicio del año en el trabajo y en los estudios, tanto de nivel primario, secundario y universitario. Feliz y próspero año 2019. Nos toca un interesante e importante año.

Según la Cepal, la economía guatemalteca crecerá 3% en 2019, mientras que América Latina tendrá un promedio de crecimiento de 1.7%. Hay países que crecerán más —República Dominicana 5.7%, Panamá 5.6%, Chile y Colombia 3.3%—, varios menos y unos con decrecimiento como Venezuela con -10% y Nicaragua -2%. Interesante saber las bases para que República Dominicana y Panamá crezcan casi al 6%. Es fácil entender por qué Venezuela y Nicaragua decrecerán.

La confianza, las reglas claras, la actitud positiva y el respeto son fundamentales para que en 2019 hagamos el mejor esfuerzo para que crezcamos más de lo esperado por Cepal. La confianza la marcan los organismos de Estado, principalmente. El Ejecutivo tiene aprobado un presupuesto de gastos donde en 2019 pueden invertir en infraestructura vial, en puertos y aeropuertos, seguridad ciudadana, etc. El Legislativo tiene pendiente aprobar leyes para el estímulo al desarrollo económico, y el Judicial debe funcionar apegado a ley para que haya viabilidad a las reglas claras de la inversión, por ejemplo.

El TSE es importante en año electoral. Entiendo que habrá convocatoria el 18 de enero a elecciones generales para julio. Eso refuerza al sistema democrático que enmarca la Constitución de Guatemala. Manda mensaje de confianza.

La banca privada tiene disponibilidad para financiar el emprendimiento y proyectos de inversión de todo tamaño. Esa es otra ventaja en Guatemala. Claro está que cada uno es cuidadoso en sus inversiones y cuida su riesgo.

Tenemos que trabajar en muchos más proyectos de desarrollo, tanto privados como mixtos. El caso reciente visto en medios de comunicación de la muerte en Estados Unidos de los niños Jakelin Caal —aldea San Antonio Secortez, Raxruhá, Alta Verapaz— y Felipe Gómez Alonzo —aldea Yalambojoch, Nentón, Huehuetenango— da para la reflexión y para presentar propuestas viables en corto plazo. La aldea San Antonio Secortez queda al norte del pueblo de Raxruhá. Es un área plana con suelos aptos para agricultura y ganadería. Reportan los medios que hay falta de empleo en las vecindades de la aldea porque la agricultura local y la ganadería no generan empleos numerosos y queda lejos de donde hay mayor cantidad de empleo, en la Franja Transversal del Norte y en el sur del Petén. Si nos ponemos de acuerdo entre inversionistas en palma de aceite —cultivo probado en la zona norte clima cálido—, el Ministerio de Agricultura y donantes internacionales, podríamos hacer una inversión productiva en área de San Antonio Secortez y llevarle oportunidades a esa población. La palmicultura, por cierto, es para agricultores de todo tamaño en área de cultivo. Un ejemplo exitoso de pequeños propietarios es en Ixcán, Quiché.

Hay muchas más áreas del interior del país donde se puede invertir y así sacar adelante a esas poblaciones. El desarrollo económico local sí funciona. Sin duda alguna, hay mucho menos emigración cuando hay oportunidades. No conozco el área de Yalambojoch como para proponer, pero seguramente habrá como llevar oportunidades.

República Dominicana ha logrado ese crecimiento económico gracias a la inversión extranjera directa, al turismo y a las remesas. Panamá también por inversión extranjera directa, el canal y centros logísticos claves. Esos gobiernos son conscientes que deben crearse las oportunidades.

Animémonos todos, pongamos las reglas claras, seamos positivos, respetémonos y avancemos sostenidamente. Lo político electoral tiene su propia línea de acción y es solo unos meses.

josesmolinam@gmail.com