Urbanismo y sociedad

Las raíces del crimen

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Archivado en:

alfonso yurrita cuesta

La planificación es un instrumento que busca orientar el conjunto de actuaciones sobre el territorio que actualmente Guatemala ha carecido en su dirección técnica y es producto de una estructuración desordenada desde su formación, después del desastre criminal de los años anteriores. Esto no significó una mejora en el ordenamiento territorial adecuado, en especial en la metrópoli de Guatemala pues no se veló por el cumplimiento de las reformas adecuadas de aquellos aspectos que eran de importancia para su desarrollo, tal como la pobreza, la vivienda, el agua y el transporte que ahora pretende chapucear la Anam con el alcalde Escobar, cuando este era uno de los principales aliados del extinto Partido Patriota (PP), un gobierno corrupto del que obtuvo uno de los contratos más onerosos, debido a que en mayo del 2012 el Fondo Social de Solidaridad (FSS) del CIV le compró a Intecsa cinco puentes de 52 metros, de una vía, por Q35.8 millones.

Los movimientos de emigrantes de El Salvador y Nicaragua hacia Guatemala se paralizaron por el “impuesto” de la Mara Salvatrucha (MS-13) y del Barrio 18 (M-18) en contra de los comerciantes y habitantes de las zonas que estos grupos controlan. Fue lo mismo que pasó con Guatemala, por lo que se fueron a EE. UU. Por lo que se hizo mayor, con los migrantes que solo iban de paso, pero su destino final era los Estados Unidos, ya que Guatemala no era un destino atractivo. 1.8 millones de inmigrantes guatemaltecos, se suman al obtener la ciudadanía, pues se fueron ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños y está en juego su futuro. Aunque ya casi tres mil guatemaltecos han sido deportados durante el 2018.

Ahora se comenzó a debatir en el Senado un gran proyecto sobre inmigración, no exento de obstáculos, pues ya empezaron a detener a inmigrantes. Van 114,000 guatemaltecos, sumado a casi tres mil que han sido deportados en los primeros cuatro días del 2018. Se estima que en México, según el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex), hay más de tres millones de connacionales, 800 mil en condición de indocumentados. EE. UU. ha retomado las viejas prácticas de detener en redadas a migrantes sin estatus regular que están contratados en fábricas y comercios.

Otro aspecto perjudicial al desarrollo es el crecimiento demográfico sin el económico. “Pues no hay capacidad real para atender las demandas, sobre todo en áreas rurales, donde se han estancado”, expresó el sociólogo Fernando Mack (Flacso Guatemala), quien visualiza que las acciones no han recibido respuesta institucional. “Los Gobiernos han estado lejos de generar diálogo y consenso y que, mientras eso ocurre en áreas urbanas, en la provincia continúan los conflictos debido a que no se han superado los problemas. Aunque pareciera que no hay, pero hay muchos latentes”. El Estado por muchas décadas no ha respondido adecuadamente a la problemática nacional.

Mientras, por otro lado, el presidente Donald Trump, con 13 millones sin papeles, no dudó en vincular la “inmigración ilegal” con la criminalidad y las drogas, cambió las duras restricciones a la inmigración legal y el financiamiento para construir un muro con México, con lo cual la emigración a Estados Unidos cada día será más difícil. Casi 700 mil dreamers se acogieron al programa Daca, en riesgo de perder su protección legal el mes próximo, cuando Trump le dio al Congreso la fecha hasta el 5 de marzo para una solución definitiva al tema. Esto podría sentar nuevas bases en el sistema migratorio o diluirse en fracaso. En síntesis, la situación de los que piensan emigrar se complica.

alfonsoyurritacuesta@gmail.com