Qué activará el movimiento comercial en el sector inmobiliario en Guatemala este 2021

Sin lugar a dudas el covid-19 ha dejado consecuencias negativas en Guatemala, cada sector de la economía se vio golpeado durante los meses de confinamiento; después de un año de haberse declarado la pandemia, algunos sectores aún están en recuperación.

PL Plus
Fotografía panorámica de la zona de apartamentos aledaña al Cerrito del Carmen, con vista hacia el sur occidente de la ciudad de Guatemala.  FOTO: Álvaro Interiano.
Fotografía panorámica de la zona de apartamentos aledaña al Cerrito del Carmen, con vista hacia el sur occidente de la ciudad de Guatemala. FOTO: Álvaro Interiano.

Según el Banco de Guatemala (Banguat), el sector construcción sufrió una caída del -7.4% durante el 2020, sin embargo, la proyección de crecimiento para el 2021 es de un 7.5%, con un aporte al PIB del 4.3%, lo que es esperanzador para la actividad comercial inmobiliaria.

Debemos esperar los resultados al cierre del año para confirmar esta proyección, sin embargo, hemos notado que, aunque la actividad de compra-venta o renta de bienes inmuebles disminuyó significativamente durante los primeros tres meses de pandemia, según los resultados de varias encuestas que la Cámara de Corredores de Bienes Raíces de Guatemala realizó a sus asociados, se observa que en junio se obtuvo un aumento del 25% de citas presenciales, comparado con las que se venían realizando antes de la pandemia, las cuales fueron incrementando hasta normalizarse a principios del 2021.

Actualmente, hemos observado un alto movimiento de requerimientos de compra y renta de propiedades, que abarcan en su mayoría al sector residencial.

Solo en marzo, en las plataformas que provee CBR Guatemala a sus asociados para el intercambio de propiedades, se registran más de 300 requerimientos y más de dos mil propiedades en el mercado, disponibles para venta o renta, lo que apunta a que los bienes raíces siguen siendo una opción importante para el inversionista, y que, existe una necesidad en las personas por un cambio de espacio, esto debido a que los niños siguen recibiendo clases virtuales en sus hogares y muchos todavía se encuentran trabajando en modalidad homeoffice dos o tres días a la semana, por lo tanto, requieren de espacios más amplios y cómodos para trabajar.

Según un estudio compartido por Intus a CBR Guatemala, el inventario de nuevo espacio de oficinas ha aumentado y llegado hasta 85,000 m2, el cual aumentará con la llegada de nuevos proyectos, por lo que se prevé un lento movimiento en la comercialización de estos inmuebles durante el 2021; sin embargo, se considera que el sistema de coworking y la transformación de espacios pueden ser opciones positivas que activen el movimiento comercial en esta área, ya que a pesar de continuar en modalidad homeoffice, las personas requieren de un lugar cómodo para trabajar.

El sector de oficinas enfrenta un reto importante, en el que tendrá que innovar en la nueva modalidad que se proyecta, el cual involucra diseño, servicios, amenidades y los valores empresariales que cada organización debe transmitir a sus colaboradores.

Cargando

Respecto al área residencial, los precios de los inmuebles en segunda y subsiguiente venta se han mantenido estables desde marzo 2020, se pensó por un momento que, durante los peores meses de pandemia éstos caerían, sin embargo, en la circulación de propiedades en las plataformas de intercambio, no se observó ninguna caída significativa en los precios, incluso se ha observado incremento en los precios de las viviendas unifamiliares, lo que confirma que, a pesar de que el país aún está atravesando por una situación de incertidumbre debido a la pandemia, los bienes raíces siguen siendo una opción segura de inversión.

Se ha observado también un incremento significativo en la demanda de vivienda de fin de semana y descanso, en lugares como Atitlán, Antigua Guatemala y las playas del Pacífico.

La reciente aprobación de la Ley de Leasing (decreto 2-2021) es un incentivo para hacer crecer la actividad comercial en el sector inmobiliario, ahora los corredores de bienes raíces tienen la oportunidad de ofrecer a los clientes el leasing o “arrendamiento con opción a compra” como es comúnmente conocido, como una opción de financiamiento no solamente para el mercado industrial o comercial como se venía manejando a la fecha, sino para el mercado habitacional.

Vemos una gran oportunidad ya que esta nueva ley logra una apertura interesante para el mercado informal no bancarizado, haciendo crecer el posible volumen de transacciones inmobiliarias y colaborar en disminuir el déficit habitacional.

La Cámara de Corredores de Bienes Raíces de Guatemala, está comprometida con la formalización y educación del corredor inmobiliario, para que éste pueda brindar un servicio profesional y de asesoría a los propietarios, compradores y desarrolladores de bienes inmuebles.

***

Arquitecto Pedro Ramírez es presidente de la Cámara de Corredores de Bienes Raíces de Guatemala (CBR)

0