Se perfila un 2022 con baja inversión en obra pública (y favorecerá en año preelectoral al poder local)

Proyecto de presupuesto asigna a los Codedes y municipalidades 60% del dinero destinado a inversión, más que a los ministerios del Estado.

Publicado el
Guardar Compartir

El Proyecto de Presupuesto de Ingresos y Egresos para el próximo año es por Q103 mil 992 millones, de los cuales Q18 mil 260 millones serán para inversión, lo cual representa el 17.6% en el cuadro general de gasto. La cifra es menor a la aprobada para el 2021, que representó 19.5%, y al 18.6% ejecutado en el 2020.

Los otros dos componentes del presupuesto son funcionamiento —67.7% y Q70 mil 420 millones—, que incluye salarios y compra de insumos, entre otros rubros, y pago de deuda —14.7%, Q15 mil 312 millones—.

Además, los Consejos Departamentales de Desarrollo (Codede) estarían manejando una asignación de Q2 mil 937 millones y las municipalidades, Q8 mil 771 millones para inversión, lo que sumaría unos Q11 mil 708 millones.

No deje de leer
Cómo el año preelectoral marca la discusión del Presupuesto 2022

Inversión pública

Para comprenderlo mejor, de cada Q100, Q17 se destinarán a inversión pública; Q68 a funcionamiento y Q15 a servicio de la deuda.

Con esa misma lógica, un desglose para los Q17 de inversión quedaría así: Q4 para inversión física, Q1 para equipamiento y Q12 para transferencias de capital, especialmente para inversión de Codede y municipalidades, según el detalle del Proyecto del Programa de Inversión Física, Transferencia de Capital e Inversión Financiera, documento que se adjunta en la propuesta.

Los Codede y las municipalidades son los sectores más beneficiados en inversión, e incluso han desplazado a lo que deben ejecutar los ministerios del Estado como el de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV).

Es decir que de cada Q100 propuestos en inversión, Q60 serán administrados por las comunas y los Codede.

¿Cómo se integra?

Los Q18 mil 260 millones se desglosan en el Proyecto del Programa de Inversión Física, Transferencias de Capital e Inversión Financiera, capítulo que expone los proyectos u obras de infraestructura por departamento, municipio, institución a cargo, unidad ejecutora y su fuente de financiamiento.

Además, las partidas presupuestarias para el equipamiento institucional, las transferencias de capital y la inversión financiera, que engloba toda la ejecución.

Para inversión física la propuesta es de Q4 mil 288 millones y se distribuyen así: Q2 mil 859 millones para obras físicas de los ministerios del Estado y Q1 mil 428 millones para equipamiento.

Para las transferencias de capital el monto es de Q13 mil 810 millones, y se proponen Q2 mil 937 millones para los Codede, a través de Obligaciones del Estado a Cargo del Tesoro, de los cuales Q2 mil 758 millones se programaron en obras de infraestructura y Q179 millones se deberán distribuir a nivel municipal en proyectos en el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP).

Entre estos dos programas, es decir inversión física y transferencias de capital, suman Q18 mil 98 millones, o sea el 99% que concentra el programa estatal de inversión pública, tanto en el CIV, por el lado de proyectos de los ministerios del Estado, como en Codede y municipalidades, a las cuales se les hacen transferencias.

Finalmente, por inversión financiera están propuestos Q160 millones.

No se vaya sin leer esto
Por qué las remesas pueden significar un alto costo para el desarrollo de Guatemala

Distribución

Al hacer la estructura de inversión para el ejercicio fiscal 2022, y lo planteado en el programa, el 75.6% serán por la vía de transferencias de capital, 23.5% de inversión física y 0.9% de inversión financiera.

Al desglosar el 23.5% de inversión física, 15.7% corresponde a obras físicas de los ministerios del Estado y 7.8%, a equipamiento.

En el programa se proponen dos mil 318 proyectos de inversión por departamento de los cuales dos mil 109 corresponden proyectos de los codede. Se incluyen mejoramiento y construcción de escuelas primarias y preprimarias, construcción de calles, pozos y equipamiento, construcción de muros, sistemas de tratamiento de agua, mejoramiento de sistema de agua potable, edificación de sistemas pluviales y sistemas de tratamientos de aguas.

También, construcción de caminos rurales, mejoramiento de carreteras, hospitales y centros de salud, entre otras obras.

Inversión física

En este rubro se incluyen proyectos de inversión registrados por las instituciones públicas en el Sistema de Información de Inversión Pública (Sinip), a cargo de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplán), un requisito para luego ser incluidos en el Módulo de Programación de Proyectos de Inversión del Sistema Informático de Gestión (Siges) del Ministerio de Finanzas, como un medio para recibir la asignación presupuestaria para su ejecución.

El financiamiento planteado para estos proyectos de inversión física es de Q5 mil 618 millones, de los cuales Q2 mil 859 millones corresponden a obras formuladas por los ministerios del Estado y Q2 mil 758 millones para proyectos de los Codede, con recursos provenientes del IVA, o sea de los tributantes.

Según el programa, el 49.1% de inversión física será de los Consejos y 43.7% del CIV. En esta estructura, la participación del CIV en inversión es menor.

El resto se distribuye en porciones: al Ministerio de Desarrollo, 2.9%; Agricultura, 1.2%; Salud, 1.1%; Cultura, 1%; Educación, 0.9%; y Gobernación, 0.1%.

La asignación programada en equipamiento —incluida en inversión física— es de Q1 mil 428 millones para los ministerios del Estado, secretarías y otras dependencias del Ejecutivo.

 

Se sacrifica inversión

Jorge Lavarreda, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), aseguró que cuando se habla de inversión se debe hablar de la rentabilidad de los proyectos, asociada a que cuenten con un análisis adecuado sobre su rentabilidad social, y para hacer un proceso ideal se debe contar con un banco de proyectos —inventario— y que compitan con los recursos para su financiamiento.

La realidad de hoy, según el investigador, es que cada año se arman los proyectos, tal como ocurrió en 2021, con una propuesta agresiva para la reactivación económica en inversión, pero había obras que no reunían los requisitos técnicos para ejecutarse, desde el punto de vista de que deben contar con factibilidad o propiedad del terreno.

“Seguimos con una tendencia a la baja en el monto de inversión pública y se está proponiendo un menor porcentaje dentro del presupuesto total de lo que ha sido en los últimos años”, aseguró Lavarreda.

El investigador citó el caso del Ministerio de Salud, que para 2022, durante el presupuesto abierto, se presentó un monto de Q18 mil millones, pero solo se asignaron Q12 mil millones como techo, pero en el plan operativo anual (POA) se cubrieron servicios personales, pero en inversión se requería un monto mayor.

En este caso, mencionó el analista, se sacrificó inversión para enfrentar y fortalecer la atención por la pandemia por el funcionamiento para los servicios personales.

“Este es un buen caso porque la pandemia no se ha terminado. Si realmente fuera prioritario atender el tema de salud, no puede ser en hacer estratégico en mayor infraestructura, la cual ya está identificada, y ellos mismos reconocen en el Congreso cuando presenta su POA en infraestructura que existe una brecha, y ahí está claro”, puntualizó.

Año preelectoral

Marvin Flores, analista de Acción Ciudadana (AC), aseguró que, efectivamente, los Codede administran 1.5 de los 12 puntos del IVA, más los fondos municipales como el IVA Paz y el sitiado constitucional, lo que hacen una gran cantidad que manejan estas dos entidades, y el otro gran ejecutor de obra es la Dirección General de Caminos, del CIV.

En otros ministerios como Gobernación, Educación y Salud, el mayor porcentaje de gasto se va en funcionamiento, y en este último ha sufrido incrementos y tiene procesos de adquisición relacionados con los efectos de la pandemia, y no necesariamente de inversión u obras.

Aclaró que un eje importante es darle cumplimiento al acuerdo 236-2006, que establece el sistema de tratamiento de aguas residuales, que son obras que se han pospuesto, y el cumplimiento de las municipalidades, un tema prioritario para el control sanitario.

Así lo dijo:

Los Codedes y las municipalidades manejan una cantidad de inversión bastante alta, y el otro gran ejecutor es Caminos, y son ellos los que manejan los montos de inversión

En cuanto al CIV, remarcó el analista, le llaman la atención obras como el anillo C 50 y el puente Belice 2, y a estas se les brindará un seguimiento detallado porque son de impacto, pero por el manejo de fondos pueden ser susceptibles, y tomando en cuenta que es un año preelectoral, hay mucha inversión que se destina en obra para la visualización de candidatos como alcaldes y diputados.

Flores coincide con Lavarreda en el sentido de fortalecer los programas de planificación, que implican especificaciones técnicas de los proyectos, y por ejemplo, en el proyecto puente Belice 2, que se ejecutará con las personas que habitan en los asentamientos, como parte de los procesos, o que pueden quedarse estancados en sí mismos y no por acciones complementarias que deben hacerse.

Además, fortalecer las juntas de calificación, por tratarse de proyectos muy grandes, y debe haber un conocimiento específico, diseño y supervisión.

Recordó los fallos en el libramiento de Chimaltenango, un proyecto que no contaba con una adecuada supervisión.

Estatus: En el Congreso

  • La Comisión de Finanzas del Congreso empezó la discusión del nuevo presupuesto y representantes de los ministerios y entidades que reciben fondos públicos exponen ante los integrantes de esa instancia sus necesidades económicas para el 2022.
  • Este año se repartió el debate del presupuesto entre las comisiones respectivas. Por ejemplo, la de Salud analizará el presupuesto del Ministerio de Salud; la de Gobernación discutirá el del Ministerio de Gobernación, y luego concentrará las enmiendas en la de Finanzas.
  • Se proyecta que el dictamen se conozca en noviembre y luego el traslado al pleno. El Congreso tiene hasta el 30 de noviembre para conocer la iniciativa.

Transferencias: Otros aportes

  • En las transferencias de capital están incluidos los desembolsos destinados a la formación bruta de capital, ejecutadas a través de entidades, organismos, instituciones u organizaciones no gubernamentales, sean de carácter constitucional o no, indica el programa propuesto.
  • La programación para esas transferencias asciende a Q13 mil 810 millones, de los cuales Q2 mil 937 millones estarán destinados a los Codede y Q10 mil 872 millones a las transferencias para los ministerios del Estado y Obligaciones del Estado a Cargo del Tesoro, en la cual se incluyen los aportes a las municipalidades.

0