Tiene Mr. Beast plan de dominar el mundo empresarial

Donaldson se autodenominó “el mayor filántropo de YouTube”.

Publicado el
Guardar Compartir
Jimmy Donaldson, conocido como Mr. Beast en YouTube, ha vendido más de un millón de hamburguesas. (Adam Friedlander para The New York Times)
Jimmy Donaldson, conocido como Mr. Beast en YouTube, ha vendido más de un millón de hamburguesas. (Adam Friedlander para The New York Times)

Jimmy Donaldson, de 22 años, una estrella de YouTube más conocida como Mr. Beast, opera seis canales de YouTube con nombres como MrBeast y Beast Reacts que en conjunto tienen 91 millones de suscriptores. La gente ha visto sus videos más de 13 mil millones de veces. Y a medida que la pandemia arrasaba, se convirtió en el YouTuber con más suscriptores en Estados Unidos.

Pero a diferencia de otros YouTubers exitosos, Donaldson quiere más.

“Realmente quiero ser Elon algún día”, escribió el año pasado en Twitter, refiriéndose a Elon Musk, director ejecutivo de Tesla y SpaceX y una de las personas más ricas del mundo.

Donaldson ha estado ocupado usando su marca para hacer incursiones en el mundo empresarial y tecnológico. Ha lanzado una app de juegos y una cadena de “cocinas fantasma” (que sólo ofrecen servicio a domicilio) que ha vendido más de un millón de hamburguesas. El mes pasado, firmó un trato para distribuir su contenido en una variedad de plataformas. Lo que está haciendo podría servir como modelo para la próxima generación de creadores e influencers, que ahora suman más de 50 millones en todo el mundo y que se han convertido en una formidable fuerza empresarial.

La economía de creadores es el “tipo de pequeña empresa de más rápido crecimiento”, de acuerdo con un reporte el año pasado de SignalFire, una firma de capital de riesgo. “Mr. Beast es uno de esos creadores que es un emprendedor increíblemente inteligente”, dijo Wayne Hu, socio en SignalFire. “Tiene una estrategia de contenido fantástica, pero al mismo tiempo es igualmente innovador y prolífico en los experimentos que dirige para monetizar a su público”.

Sin embargo, el ascenso de Donaldson dista mucho de haber sido fácil. Sus primeros videos fueron criticados por ser ofensivos. Varios ex empleados dijeron que las condiciones de trabajo en las empresas que ha establecido han estado plagadas de bullying. Y el mes pasado, enfrentó un contragolpe de fans que perdieron dinero en un plan de criptomonedas que él había promovido.

Al igual que muchos miembros de la Generación Z, Donaldson, que creció en Greenville, Carolina del Norte, fundó un canal de YouTube cuando era estudiante de secundaria. Para romper el algoritmo de recomendación, pasó por diferentes géneros, publicando videos de él mismo jugando juegos como Call of Duty, comentando sobre el drama en YouTube y haciendo streaming en vivo de él mismo reaccionando a videos de Internet.

Luego, en 2018, dominó el formato que lo convertiría en una estrella: la filantropía como gancho. Donaldson regaló miles de dólares a personas al azar, como conductores de Uber o personas desamparadas, captando su impresión y alegría en el proceso. Millones empezaron a verlo.

Donaldson se autodenominó “el mayor filántropo de YouTube”. Aunque regaló cantidades cada vez mayores —hasta un millón de dólares— recuperó todo y más con publicidad. También vendía mercancía. Para el 2018, Donaldson tenía alrededor de una docena de personas trabajando para él en Greenville. En el 2019, se mudó a una bodega. En marzo, hizo equipo con la red financiera Creative Juice para presentar Juice Funds, un fondo de inversión de 2 millones de dólares que ofrece a creadores hasta 250 mil dólares a cambio de una participación de capital en sus canales de YouTube.

Once personas que trabajaron para él describieron un entorno laboral difícil. Pero el conflicto ha sido imperceptible para los espectadores. Ryan Morey, de 25 años, un desarrollador de software de Nueva Jersey, a menudo ve los videos de Donaldson con su pareja, Emily Woods, de 24 años.

Woods dijo que recientemente había comprado una sudadera y una gorra de Mr. Beast, en parte porque sentía que darle dinero a él conduciría a algo bueno. En el 2019, Donaldson plantó 20 millones de árboles para celebrar el haber alcanzado 20 millones de suscriptores. En marzo, abrió un canal en YouTube, Beast Philanthropy, que ha crecido a más de 3.2 millones de suscriptores.

Donaldson ahora emplea a unas 50 personas, de acuerdo con su representante. Ex empleados dijeron que un núcleo de una docena de escritores, editores y asistentes trabajan en retos como comprar todo en una tienda, dar a la gente un millón de dólares y sólo un minuto para gastarlo, o construir la torre Lego más grande del mundo.

Tan sólo el canal principal de YouTube de Donaldson genera hasta 3.1 millones de dólares al mes, de acuerdo con SocialBlade, un servicio de análisis, que también proyecta que el influencer pronto superará a PewDiePie como el creador con más suscriptores en el mundo.

2021 The New York Times