Calidad del aire en Guatemala: el análisis que muestra los riesgos de contagio de coronavirus

Medición encargada por Prensa Libre y Guatevisión a empresa especializada exhibe riesgo variable de transmisión viral en áreas urbanas. Vea los resultados acá.

Publicado el
Guardar Compartir

Durante la pandemia, la mayoría de personas ha tomado medidas de precaución y observado la importancia de acciones tan básicas como lavarse las manos. Un año después del primer caso de covid-19, las personas están entre mercados y comercios concurridos; restaurantes y bares con más del aforo recomendado; centros de trabajo  que intentan retomar sus rutinas, pero con limitaciones físicas que reducen la ventilación.

Un estudio elaborado por la Universidad de Ginebra y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, publicado en el 2020, concluyó que el SARS-CoV-2 puede transmitirse por medio de micro partículas  en el aire.

Anaité Díaz, investigadora del Centro de Estudios en Salud de la Universidad del Valle de Guatemala, explica que dichas partículas  pueden afectar el sistema respiratorio.

Prensa Libre y Guatevisión contrataron los servicios de la empresa Boreal, S. A., que comercializa  dispositivos para el monitoreo de calidad del aire en diferentes espacios. Durante dos semanas se efectuaron recorridos en comercios, áreas abiertas y medios de transporte, entre otros, para  medir variantes en la calidad del aire. Los resultados llaman a la reflexión sobre la importancia de mantener las medidas sanitarias aun en espacios aparentemente seguros.

Se toman en cuenta diferentes condiciones, como temperatura, humedad,  compuestos orgánicos volátiles (VOCs), dióxido de carbono (CO2), material particulado y puntuación general de calidad del aire (AQ).

El equipo utilizado es un dispositivo llamado Airthinx IAQ, de calidad de aire.

Cargando

Primer recorrido

El domingo 21 de febrero  se visitó el Mercado Central, Plaza de la Constitución y Paseo de la Sexta, espacios públicos en donde miles de guatemaltecos caminan todos los días.

A las 14.30 horas, se realizó una medición a bordo de un vehículo con capacidad para cinco personas. El dispositivo detectó un promedio de 1005 ppm de dióxido de carbono, llegando a alcanzar hasta 2368 ppm, con un IAQ de hasta 30 en su puntaje mínimo, lo que significa una mala calidad del aire por tratarse de un lugar cerrado y con varias personas en su interior. El riesgo de contagio en caso de que una persona positiva de covid-19 esté a bordo es alto.

A las 15 horas, el equipo llegó al Mercado Central, y realizó una medición en los alrededores, en la esquina de la 7a. calle, entre 7a. y 8a. avenidas. Comercios abiertos, vendedores ambulantes, personas caminando y humo de comida eran parte del ambiente.

Made with Flourish

Pese a que la medición se realizó en un espacio al aire libre, el dispositivo marcó un puntaje promedio de 86 (AQ), lo que significa una calidad del aire moderada. Con un mínimo de 70 (AQ) que es considerado malo y hasta 470 PM —material particulado—.  Este último dato sorprendió a los representantes de Boreal, S. A., pues significa una mayor cantidad de partículas que pueden afectar la calidad del aire.

Javier Alarcón, gerente de la empresa, explicó que la falta de vegetación y circulación del aire en el sector reduce la calidad del aire. “Es un lugar en donde las personas pensarían que están menos expuestas por tratarse de un espacio al aire libre”, comentó.

En la Plaza de la Constitución, el equipo observó a personas utilizando mascarillas de forma no adecuada o incluso sin ella,  en grupos de hasta 10 personas.

En ambos lugares, el dispositivo mostró un promedio de 551 partículas por millón y 556 ppm de dióxido de carbono, respectivamente, con pequeñas variantes durante el desplazamiento. Un promedio de 7 y 6 (PM) con una calificación de 97 (AQ): mejores niveles por ser un área   con mayor ventilación.

En el Paseo de la Sexta, las escenas se repiten: personas caminando, observando actividades culturales, muchas sin distanciamiento  o sin mascarilla. La calificación tuvo un promedio de 96 (AQ), por momentos marcó hasta 71 (AQ) y el indicador PM mostró hasta 74 pg/m3, lo que significa alta cantidad de partículas.

Miércoles 24 de febrero

A las 17.30 horas, se visitó un centro comercial de la ciudad de Guatemala. Ahí, el dispositivo mostró un promedio de 564 ppm de dióxido de carbono, con una calificación de 95 (AQ), moderada. A las 18.30 horas, se abordó una unidad de Transmetro. Aunque solo viajaban unas 10 personas, el dispositivo mostró un promedio de 889 ppm. La calificación promedio fue de 88 (AQ), es decir,  moderada.

Domingo 28 de febrero

El recorrido continúo en lugares con afluencia de personas. La primera parada se realizó en el Zoológico La Aurora. Ahí, las familias formaban fila para entrar, guardando distanciamiento. Empleados tomaban la temperatura y aplicaban desinfectante.

La calificación general marcó un promedio de 81 (AQ): moderada, pero en el área de comida bajó hasta los 54 (AQ), por lo cual se debe tener precaución.

La siguiente parada fue en el Aeropuerto Internacional La Aurora, en donde se tuvo una calificación de 88 (AQ), también moderada.

Lunes 1 de marzo

Se visitó La  Terminal, zona 4, un lugar concurrido. El promedio fue de 82 (AQ) lo que significa una calidad moderada, sin embargo, por momentos bajó hasta 62 (AQ).  El recorrido terminó en la sala de urgencias del Hospital General San Juan de Dios. El promedio fue de 84 (AQ); calidad moderada.

La recomendación general es mantener la precaución y evitar la estadía prolongada en áreas cerradas.

 


0