Cáncer: los padres que perdieron la custodia de su hijo de 4 años por negarse a que se someta a quimioterapia

Un niño estadounidense de 4 años que sufre cáncer deberá seguir viviendo con su abuela y no con sus padres, según ordenó la justicia.

Un tribunal de Florida tomó esta decisión el lunes luego de que los padres del niño, Taylor Bland y Joshua McAdams, se negaran a someterlo a sesiones de quimioterapia y en su lugar buscaran terapias alternativas.

No es la primera vez que la justicia falla en contra de los padres.

El niño ya había sido retirado del cuidado de sus progenitores en abril pasado después de que no acudieran a una sesión de quimioterapia y abandonaran el estado.

Los padres están “obviamente devastados”, dijo su abogada a medios estadounidenses.

“El niño está pasando por una experiencia médica absolutamente traumática y lo está haciendo sin sus padres”, dijo Brooke Elvington.

Tratamientos alternativos y persecución

Después de que el niño, a quien la BBC no quiere nombrar por su corta edad, fuera diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda en abril, sus padres optaron por tratarlo con oxigenoterapia, hierbas, agua alcalina y cannabis medicinal.

Luego, la pareja decidió abandonar el estado cuando perdió la custodia del niño después de faltar a una sesión de quimioterapia y “negarse a seguir con la atención médica para salvarle la vida”, según la policía.

En mayo fueron encontrados en Kentucky tras una búsqueda policial interestatal.

En ese momento, el niño fue llevado a vivir con su abuela para recibir tratamiento médico estándar.

“Riesgo sustancial”

Este lunes, el juez de la corte de circuito del condado de Hillsborough, Florida, Thomas Palermo, dijo que el niño enfrentaría “un riesgo sustancial de negligencia inminente” si fuera devuelto a sus padres.

Mantener al niño bajo la custodia de su abuela materna “es la única forma de garantizar la salud, la seguridad y el bienestar” del pequeño, dijo el juez, según informó la cadena NBC News.

La quimioterapia a menudo se asocia con efectos secundarios que causan debilitamiento, pero en muchos casos solo provoca síntomas leves.

Según el Hospital de Investigación Infantil de St. Jude de Tennessee, aproximadamente el 98% de los niños con leucemia linfoblástica aguda entran en remisión a las pocas semanas de comenzar el tratamiento, y aproximadamente el 90% de los pacientes infantiles se curan.

La abogada de Bland y McAdams dijo que la pareja está considerando presentar una apelación.

El niño “debe estar en casa con sus padres”, aseguró.