14 datos para entender los riesgos y beneficios reales de algunos placeres cotidianos simples

Entre beber y tener una vida más larga, el novelista Kingsley Amis no tenía dudas sobre qué elegir.

Archivado en:

BBC MundoSalud

“No hay placer al que valga la pena renunciar por el bien de dos años más en un hogar geriátrico en Weston-super-Mare (un pueblo de la costa inglesa)”, dicen que dijo.

Puedes o no estar de acuerdo; el problema es que los datos a menudo están tan mal presentados que no podemos hacer un juicio de lo mucho que nuestro vicio puede ser perjudicial para nuestra salud.

¿Cómo se comparan los peligros de comer una hamburguesa con el de estar sentado viendo la televisión o disfrutando de unas copas de vino?

Para aclarar la confusión, el estadístico David Spiegelhalter de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, analizó los números de modo que podamos conocer los efectos absolutos sobre nuestra esperanza de vida.

Spiegelhalter señala que no hay que caer en la tentación de pensar que una virtud puede contrarrestar un vicio: no importa la cantidad de fruta que comas, el hábito de fumar 20 cigarrillos diarios te conducirá a una muerte temprana.

Suena drástico, pero al menos ayuda a poner algunos de nuestros estilos de vida en perspectiva.

A pesar de las advertencias de amenazas para la salud a causa del estilo de vida moderno, la comparación de nuestras vidas con la de nuestros abuelos nos muestra cuán afortunados somos de vivir en el siglo XXI.

Los datos a continuación se basan en investigaciones publicadas en el semanario especializado en medicina The British Medical Journal.

Tabaco


Esta tacita matutina… y vespertina

Tus programas favoritos

¿Ir o no ir al gimnasio?

Una copita o más

Cada vez vivimos más

El precio de ser hombre