El doctor que inventó 18 dispositivos médicos (y otros innovadores tecnológicos accidentales)

El médico indio Jagdish Chaturvedi no es el típico profesional de la salud. También es un empresario.

Jagdish Chaturvedi combina su profesión médica con la innovación tecnológica.
Jagdish Chaturvedi combina su profesión médica con la innovación tecnológica.

Desde 2010, el doctor Chaturvedi, que vive en Bangalore, ha inventado 18 dispositivos médicos, en colaboración con otros expertos, para ayudar a resolver las ineficiencias que ha descubierto en el sistema de salud indio.

Este otorrinolaringólogo forma parte de un creciente grupo de profesionales que convierten sus frustraciones en el trabajo en ideas para hacer dinero y resolver sus problemas.

Inventó su primer dispositivo en 2008, incluso antes de terminar su formación médica.

En un libro que escribió sobre sus experiencias, llamado “Inventado dispositivos médicos – Una perspectiva desde India”, Chaturvedi recordó las rudimentarias condiciones que encontró en la zona rural donde aprendió su oficio.

“Usábamos espejos largos y faros para revisar a los pacientes”, contó, “mientras que en el hospital había un televisor de pantalla plana y tecnología más avanzada”.

La ciudad de Mahansar en el área de Shekhawati, ubicada en el norte de Rajasthan

Getty Images
El doctor Chaturvedi ha inventado varios dispositivos médicos para ayudar a abordar las ineficiencias en la atención médica en India.

Así que se le ocurrió la idea de crear un endoscopio portátil con una cámara digital adjunta.

Pero descubrió que ser un empresario era muy diferente que ser un doctor.

“Como era médico y no estaba entrenado para fabricar un producto realmente me costó mucho, así que lo encargué a una empresa de diseño”, dijo.

Obtuvo el respaldo de los profesores de mayor jerarquía dentro del Departamento de Otorrinolaringología, lo cual fue vital, ya que debió faltar a su entrenamiento médico para poder reunirse con inversionistas.

Sus colegas tuvieron que ocuparse de su carga laboral, lo que -como era de esperar- causó resentimiento.

Biodiseño

Mientras se desarrollaba el endoscopio móvil, que se lanzó en 2015, Chaturvedi fue a estudiar biodiseño en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, con una beca financiada por el gobierno de India.

Enfermeras en un hospital de Nueva Delhi

Getty Images
El doctor Chaturvedi también ha lanzado una plataforma para conectar a los médicos indios con la industria de la innovación.

A su regreso, creó una compañía enfocada en llevar nuevos dispositivos médicos al mercado, incluida una herramienta para ayudar con la sinusitis crónica y un extractor de cuerpo extraño nasal.

Como si eso no fuera suficiente, también se dedica a la comedia, ofreciendo un puñado de espectáculos cada mes.

El año pasado lanzó una plataforma para conectar a los médicos indios con quienes trabajan en la industria de la innovación.

“Llevar la tecnología al sistema se vuelve más fácil cuando eres parte de él”, afirmó Chaturvedi, quien no tiene intención de abandonar su práctica médica.

“Mis productos no se miran con ojos corporativos, se crean desde la perspectiva de un médico, desde dentro“, destacó.

Estar conectados

En Reino Unido, otra joven médica también descubrió una brecha en el sistema del salud y decidió hacer algo al respecto.

A Lydia Yarlott le frustraba ver el tiempo que perdían sus colegas,tratando de ponerse en contacto entre sípara hablar sobre pacientes o información médica. Estaban usando tecnologías viejas e ineficientes, como bípers, radios y teléfonos fijos.

Dra Lydia Yarlott

Amy Mace
La doctora Lydia Yarlott se asombró de la cantidad de tiempo que sus colegas perdían intentando comunicarse entre sí.

Muchos miembros del personal médico recurrían al uso de WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería. Pero para la doctora Yarlott esas plataformas son “herramientas para los medios sociales, no para la atención médica clínica”.

“Me sorprendió descubrir que era prácticamente imposible dar con las personas que necesitaba, incluso durante una urgencia”, recuerda Yarlott.

“Los pacientes se enfermaban en los pabellones y no podías ponerte en contacto con nadie para ayudarlos. Era un sentimiento aterrador”.

Cuando mencionó las dificultades diarias que enfrentaba el personal con Philip Mundy, un empresario, una noche después del trabajo, se unieron para trabajar en una solución.

Junto con el doctor Barney Gilbert crearon Forward Health, una aplicación de mensajería segura.

“Sabíamos que tenía que haber un sistema que no te hiciera sentir más estresado y, como profesional de la salud, está diseñado y creado para ti”, dice Yarlott, quien redujo su jornada laboral a cuatro días por semana, para poder dedicarse al desarrollo de Forward Health.

Personal hospitalarios duante una operación

Getty Images
“Era prácticamente imposible conseguir a las personas que necesitabas “, dice la doctora Yarlott.

Desde que se fundó la empresa en 2016, más de 8.000 médicos y enfermeras del Sistema de Salud Nacional británico (NHS) han utilizado la plataforma, que recibió US$3,9 millones en fondos el año pasado.

Innovador militar

Pero no solo los profesionales de la salud están innovando para mejorar sus lugares de trabajo.

En Singapur,el teniente coronel YC Choy decidió crear una aplicación para soldados después de darse cuenta de que ” en el ejército hacemos las cosas de forma obsoleta”.

La aplicación combina información sobre entrenamiento con consejos motivacionales para los soldados.

El teniente coronel Cho

JC Choy
El teniente coronel Choy desarrolló una aplicación para ayudar a mejorar las comunicaciones en el ejército de Singapur.

“La información se pegaba en paredes, ventanas y tableros de anuncios”, señala. “No entendía por qué seguíamos haciendo las cosas de la misma manera cuando todos tenían un teléfono inteligente”.

A diferencia de otras organizaciones burocráticas, el coronel Choy dice que sus superiores apoyaron su idea.

El problema erala falta de recursos y tener que desarrollar su propuesta mientras mantenía su trabajo diario.

“Hay tensión entre la necesidad de innovar y experimentar y la responsabilidad sobre los fondos públicos”, explica. “Tienes que ser responsable”.

Colaboró con un desarrollador externo de aplicaciones que también había estado en el ejército y comprendía la motivación de Choy para crear la aplicación.

“Más allá de eso, tuve que adquirir las habilidades yo mismo“, dice. “Codificar no era una opción. Pero trabajé en el diseño de UX [experiencia de usuario]”.

Las Fuerzas Armadas de Singapur

Getty Images
El coronel Choy dice que ya ha recibido comentarios positivos de sus colegas militares sobre su aplicación.

Como era algo que quería hacer, dice: “Lo disfruté, no lo vi como un trabajo”.

Feedback

El prototipo de la aplicación, llamada Soldier App, incluye los objetivos de entrenamiento individuales de los soldados y enumera los mejores resultados en ciertas actividades, como el mejor tirador y el corredor más rápido.

Hasta ahora la aplicación ha sido puesta a prueba entre 150 personas de su unidad y la respuesta ha sido buena, dice Choy.

“Lo que también ha sido alentador es que los soldados me han hecho muchos comentarios sobre cómo mejorarlo”.

El profesor Simon Mosey, director del Instituto de innovación empresarial Haydn Green, de la Universidad de Nottingham, cree que más empleados están innovando en sus campos.

“Dada la disrupción actual y los niveles de incertidumbre sin precedentes, estamos viendo que más personas desarrollan innovaciones para abordar los desafíos diarios que enfrentan en su lugar de trabajo”, dice.

“A menudo no tienen más remedio que hacerlo ellos mismos“.

Pero ya sea que busques fondos públicos o privados, es clave encontrar al socio de desarrollo adecuado.

Y como dice coronel Choy, “tienes que estar preparado para luchar para que esto suceda”, porque no siempre obtendrás el apoyo de tus jefes.