Cómo administrar el dinero en pareja y equilibrar las finanzas

Cuando se trata de equidad, sobre todo en términos de dinero y aún más en el contexto de pareja, las cosas se pueden complicar.

Publicado el
Pareja
Foto: Natahn Dumian/Unsplash.

Hablar de forma abierta del manejo de dinero no siempre es sencillo, pero en definitiva es algo que todos deberíamos hacer desde el comienzo de una relación.

Entrevistamos a Alejandro Saracho, asesor en finanzas personales y de negocios, para saber cuáles son las mejores estrategias de manejo de las finanzas en pareja. Ya sea que estés comenzando a salir con alguien o incluso ya vivan junto o estén casados, estos tips pueden ser de gran ayuda:

ANTES DE AVENTARTE AL RUEDO

  1. Tener la cita del dinero: antes de avanzar es importante tener esa cita especial. Organiza una salida a un sitio romántico u haz algo en casa, la condición es que el ambiente sea cómodo, relajante y agradable. Crea una atmósfera favorable para hablar de este tema que puede ser escabroso, principalmente si se maneja duro, directo o hasta con tono de reclamo.
  2. Hablen del significado del dinero en su vida: si no conoces la relación que tiene tu potencial pareja con el dinero y cómo lo maneja debido al entorno en el que ha vivido…y esa persona tampoco sabe tu historia, ¿cómo van a saber qué significado tiene en sus respectivas vidas? Aquí descubrirás si es gastador(a), ahorrador(a), si evade el tema o no le interesa tanto como a ti. “Con base en ese significado ambos van a tomar decisiones financieras, a veces piensas que las estás tomando de forma intelectual, pero en realidad las estás tomando de manera emocional y de acuerdo a cómo fuiste configurado a lo largo de tu vida”, señala el especialista. Esta conversación les permitirá conocerse a un nivel más profundo y empezar a abrir los canales de comunicación en temas de administración del dinero.
  3. Dialoguen sobre temas financieros: una relación de noviazgo, unión libre o matrimonio implica que la persona viene con todo un paquete que necesitas conocer. Será necesario que después hablen de activos, pasivos, entradas y salidas. En otras palabras, cuánto gana, cuáles son sus gastos, en qué gasta, sus deudas, sus inversiones. Entender el mapa de riqueza de tu pareja te dará un mejor contexto de la persona y evitará sorpresas negativas a futuro.

Con esta información sabrás que, si tu pareja tiende a endeudarse o no controla sus egresos, quizá te verás involucrado en algún punto. Y lo mismo descubrirá de ti esa persona. La decisión de seguir o no, será tuya.

CUANDO YA ESTÁN JUNTOS

Ahora bien, si decidieron dar el salto y ya viven juntos o se casaron, pero no están seguros de la forma en que dividen los gastos, estos consejos serán útiles:

  1. Hagan un presupuesto compartido: destinen un tiempo para sentarse y anotar todos los gastos que tienen en común, necesitarán poner todo lo que quieren lograr juntos y por separado.
    “Nuestra pareja es nuestro espejo, lo ideal es que haya una retroalimentación mutua para crecer y avanzar de forma más acelerada; a veces tendrán que hacer equipo para resolver la meta personal de uno u otro, pero es parte del proceso y de llegar a acuerdos”, indica Saracho.
  2. Decidan juntos cómo administrar el dinero: ¡Cosa fácil!, ¿no? Cuando uno gana más que el otro, la división de gastos puede llegar a ser un conflicto, pero esta fórmula les podría ayudar. Haz lo siguiente:
  • Calculen sus ingresos compartidos: por ejemplo, tú ganas 100 pesos y tu pareja 50 pesos= 150 pesos
  • Calculen sus gastos compartidos (renta, comida, transporte): 75 pesos
  • Calculen la proporción del presupuesto compartido versus sus ingresos compartidos: 75 pesos/150 pesos = 50%. Eso significa que el 50% de lo que ganen se irá a gastos compartidos.
  • Por lo tanto, quien gana 50 pesos, aportará 25 pesos; y quien gana 100 pesos, aportará 50 pesos

Lo anterior implica que ambas partes van a aportar en la misma proporción para los gastos compartidos y que el resto de sus ingresos se destinará a gastos personales.

Una pareja es de dos y cuando el tema del dinero deja de ser un tabú, las cosas se equilibran. Ni uno ni otro aporta más, controla al otro o lo somete a sus decisiones. En suma, trabajan en equipo para crecer juntos emocional y financieramente.

*En alianza con Forbes México