Viernes Verde, 20 años de rock

El poderoso y vibrante sonido del rock de Viernes Verde, una de las bandas más representativas del género en Guatemala, cumple dos décadas de hacer cantar y moshear a su fiel público y lo celebrarán con la presentación de disco nuevo, en junio.

Carlos Chingui Méndez, Roger Marroquín,  Toki Marroquín y  Omar Méndez.
Carlos Chingui Méndez, Roger Marroquín, Toki Marroquín y Omar Méndez.

“Si 20 años tenían que pasar para vivir el punto más fuerte y satisfactorio de nuestra carrera, dos décadas debíamos trabajar, pero fue en algo que nos gusta: tocar y hacer música”, expuso Omar Méndez, vocalista de Viernes Verde, quienes han compartido escenario con grupos como Café Tacuba, Enrique Bunbury, Coda, A.N.I.M.A.L. y Caifanes.

El nacimiento de la banda se remonta a mayo de 1993, cuando, influenciados por Guns N’ Roses, Mötley Crüe, Nirvana y Pearl Jam, Méndez (voz), Alejandro Gillot (batería), Estuardo Castro (bajo) y Mario Villanueva (guitarra) iniciaron una travesía arriesgada que los llevaría a ganarse el corazón rockero de muchos connacionales.

El boom de diferentes bandas de rock dominó la década de 1990, en la que constantemente surgían grupos y desaparecían otros, pero Viernes Verde siempre estuvo aferrado a su pasión de crear música.

“A lo largo de la carrera también nos dimos cuenta de que hacer música implicaba responsabilidad y así pasamos de la inmadurez hasta crear mensajes precisos para el público”, agregó Carlos Chingui Méndez, el bajista.

Prueba de esa evolución se percibe en la discografía de la agrupación.

Su primer álbum, Cenizas bajo tus pies (1994), narraba “insolencias e irreverencias de chavitos”, según Méndez. Oscuro (1998) mostró otra etapa en la que los músicos descubrieron que la vida no parecía tan fácil como creían. Luego grabaron Remedios para el alma (2001), que surgió como una forma de “sanación del interior y entrar a una etapa de tranquilidad que nos permitiera crecer”, dijo el vocalista. Sin embargo, la madurez, según Chingui y Omar, la lograron en Con Piedras, palos y flores (2004). Pero el camino debía continuar. Así lo hicieron con Fantasía Funesta (2009), un disco más experimental.

Nuevo disco

“Muchos pueden decir que estar vigentes 20 años significa una trayectoria de puros éxitos y no es así. Siempre hubo muchos obstáculos, puertas por abrir, y todo fue posible porque nos planteamos metas, fuimos disciplinados y responsables con la música y los conciertos”, afirmó Omar.

El rock respaldaría a Viernes Verde después de varias travesías. Prueba de ello es la grabación de su nuevo álbum Namasté, en Miami, que contó con la producción de ganadores del Grammy como Rodolfo Castillo e Iker Gastaminza.

“El disco habla sobre la importancia de no sufrir, de estar tranquilo, de hacer lo que te gusta sin hacer daño a los demás: retrata qué es el respeto”, explicó Chingui.

El público podrá ser testigo, una vez más, del viaje musical de Viernes Verde, el próximo 8 de junio, a las 20 horas, en el Expocenter del Grand Tikal Futura Hotel, show con el que celebrarán sus dos décadas en el rock y darán a conocer Namasté. Entradas a la venta en www.todoticket.com.