Así fue como “el Chavo del 8” consiguió los zapatos que utilizaba en la vecindad que se convirtió en su hogar

El día que “el Chavo” llegó a la vecindad estaba descalzo, con ropa grande y con una tela amarrada a un palo donde llevaba sus cosas.

El vecindario del Chavo del 8 ha sido muy querido por varias generaciones de televidentes. (Foto: Hemeroteca PL).
El vecindario del Chavo del 8 ha sido muy querido por varias generaciones de televidentes. (Foto: Hemeroteca PL).

“El Chavo del 8” es una de las series televisivas más populares y que a pesar del paso del tiempo es recordada por las generaciones que disfrutaron las aventuras de ese niño travieso de ocho años que tras escaparse de un orfanato, un buen día llegó a la vecindad, que luego se convertiría en su hogar.

Si bien es cierto, existen muchas incógnitas sobre ese personaje, surgió una muy importante. Y es que cuando “el Chavo” llega al vecindario iba descalzo y cómo consiguió un par de zapatos es una incógnita, toda vez que usa en todos los episodios.

Para responder a esa interrogante hay remontarse al episodio donde se muestra el preciso momento en que “el Chavo” llega a la famosa vecindad, el cual fue transmitido en la década de 1970. A diferencia de los otros capítulos, aquí se ve al niño aún más pequeño, probablemente tenía 4 años al igual que la Chilindrina.

También lea: Florinda Meza, la viuda de “Chespirito”, presume foto mientras espera ser vacunada contra el coronavirus
 

En dicho episodio se ve a “la Chilindrina”, “el Chavo” y “Don Ramón” viendo un álbum de fotos cuando de pronto se detienen a apreciar una de las imágenes. Es en ese momento que el popular niño les menciona que la imagen, donde sale él con su cámara, es el día en que “el Chavo” llegó a la vecindad.

Les cuenta que en esa oportunidad iba a fotografiar a “la Chilindrina” porque estaba cumpliendo 4 años. Mientras él alistaba a su pequeña hija para captar su mejor ángulo y tomarle una foto, ingresa un niño y se pone delante de ella.

El pequeño, quien se encontraba sin zapatos, con ropa grande y con una tela amarrada a un palo donde llevaba sus cosas, no dijo nada pese a que le pedían que se retirara de la toma.

También lea: El video que muestra cuando Quico opacó a Chespirito en una entrevista
 

“¡Niño, te tenías que atravesar precisamente en el momento que le voy a tomar una foto a mi hija!”, le dice “Don Ramón”, pero al no obtener respuesta le vuelve a preguntar: “¡Niño, te estoy hablando, quítate! Digo, ¿no me estás oyendo?, bueno pues, ¿qué traes?”.

A lo que “el Chavito” le responde: “¡Hambre!”. En ese instante, “Don Ramón” voltea y pasa saliva como lamentando la situación del pequeño. Ante ello, el papá de “la Chilindrina” le consulta si quisiera una torta de jamón, algo que alegra al niño, pero se le acaba la sonrisa cuando “Don Ramón” le dice que él único problema era de dónde iba a sacar ese emparedado.

También lea: El poema con el que Florinda Meza recuerda a “Chespirito” a casi seis años de su muerte
 

Después de recordar la llegada de “el Chavo” a la vecindad, la Chilindrina le pregunta si recuerda que al verlo descalzo le obsequió los zapatos de su papá, a lo que él muy contento le dice que los llevaba puestos hasta la fecha. Algo que los conmovió. Después de esto, “Don Ramón” solo atina a decir: “Bueno, pero es bonito ver fotografías, ¿verdad?”.

De esta manera fue que el Chavo pudo llegar a tener un par de zapatos para sentirse más cómodo.