¿Cambiará el futuro del cine con las nuevas reglas de los Oscar?

Con el nuevo reglamento de la academia muchos críticos cuestionan la libertad creativa. ¿Se estará dictando cómo hacer películas?

(Foto Prensa Libre: Unsplash)
(Foto Prensa Libre: Unsplash)

Los estándares de diversidad anunciados por los Óscar se han recibido con aplausos y polémica. ¿Están dictando cómo se deben hacer películas? La Academia de Hollywood asegura que no, mientras que algunos críticos ven control en la libertad creativa.

“Se podrán contar todo tipo de historias, con más puntos de vista”, afirma a Efe el productor de cine DeVon Franklin, quien ha supervisado el comité encargado de redactar un nuevo reglamento que califica de “flexible”.

La cuestión que algunos plantean es si se podrán seguir rodando filmes como 1917, The Irishman o James Bond cuando los premios más importantes de la industria audiovisual demandan que las películas candidatas cumplan con cuotas de diversidad.

“Si lo analizamos, hay mucha flexibilidad para cumplir los estándares. Puedes hacer muchas películas diferentes y alcanzar los estándares de maneras distintas, con el tiempo todo el mundo se dará cuenta de que las cosas han mejorado”, opina.

 

¿Ganaría el Óscar una película sobre dos soldados británicos del siglo XX?

Según Franklin las nuevas exigencias -que se aplicarán a partir de 2024- no supondrán un limite para escribir ningún tipo de guion, ya sea una historia con protagonistas de todos los países a bordo de la Estación Espacial Internacional o solo con dos soldados británicos del siglo XX apareciendo en pantalla.

La exigencia de contar con un reparto diverso es uno de los cuatro estándares que valorará la Academia, por lo que si una cinta no cuenta con panel inclusivo de intérpretes (A), aún podría cumplir con los requisitos de diversidad en los otros tres: en equipo creativo (B), ejecutivo y acceso (C) y/o promoción de las audiencias (D).

Para competir en la categoría de mejor película, los filmes deben cumplir con dos de los cuatro apartados.

“Por ejemplo The Irishman es una película genial, a lo mejor no puede llegar a los estándares de un reparto diverso en pantalla, pero si hacerlo detrás de las cámaras, con becarios de colectivos diversos o un equipo variado de publicistas”, razona DeVon.

A pesar de las explicaciones dadas por la Academia, hay algunas voces que cuestionan las exigencias.

La actriz Kirstie Alley (Star Trek) calificó el reglamento de “desgracia para los artistas” y de “control del pensamiento individual” en una serie de mensajes que decían si era imaginable “decir a Picasso lo que tenía que pintar”, pero que luego borró para asegurar que estaba favor de la inclusión y era una “analogía pobre”.

Quien mantiene su crítica es el actor Kevin Sorbo (Hercules), que bromeó al insinuar que también las ligas de deportes profesionales deberían contratar a atletas según su diversidad y no por la calidad de su juego.

“Claro que esperábamos críticas, siempre que hay cambios van a venir -considera Franklin-. Pero se trata de apoyar la inclusión, no de exclusión”.

“Los estudios de Hollywood han recibido bien los estándares”

El productor, que ha coordinado el nuevo reglamento en un comité junto al presidente de la Academia, David Rubin, y la consejera delegada, Dawn Hudson, afirma que durante un año se han reunido con estudios de Hollywood para conocer sus inquietudes.

“Llegar a dar con estándares ha sido tedioso pero diré que ha habido mucha solidaridad en Hollywood para mejorar la representación. Todos han aportado puntos de vista sobre cómo lograríamos alcanzarlos”, asegura.

Aunque los Óscar llevaban tiempo barajando estos cambios, el anuncio llegó al calor de las protestas raciales en EE.UU. y tras años en los que los premios han recibido críticas por la falta de diversidad entre sus nominados.

En declaraciones a EFE, el cineasta Kenny Ortega, creador de High School Musical y de The Descendants se muestra positivo por los cambios: “Para mí lo difícil es no cumplirlos si quiero hacer un buen trabajo”.

Asimismo los otros tres apartados, en una normativa mucho más amplia, demandan que las plazas de becarios o de directivos y publicistas de cada proyecto contemplen esos criterios de diversidad.

* En alianza con Forbes México, artículo de Forbes Staff