Desahogo es el primer álbum del rapero Tool Castellanos 

Por favor, no lea esta entrevista   si usted se considera sensible, poco tolerante o si se enfada con facilidad.

Archivado en:

MúsicaTool Castellanos
Tool Castellanos vive en Suecia desde hace 10 años. (Foto Prensa Libre: Amadeusfoto.se)
Tool Castellanos vive en Suecia desde hace 10 años. (Foto Prensa Libre: Amadeusfoto.se)

Si por el contrario, cree que reírse de uno mismo es parte de aprender a ser tolerante y ve la música como un vehículo  para presentar mensajes de manera creativa, sin importar si estos dicen  groserías, podría interesarle conocer a Tool Castellanos y su propuesta.

Este guatemalteco, radicado en Suecia desde hace 10 años, lanzará el 30 de octubre su primer álbum, Desahogo, un material cargado de crítica social,  mucha irreverencia y palabras soeces.

En los 56 minutos del disco presenta una amalgama interesante de experiencias, sensaciones y sátiras sobre la realidad de Guatemala.

Tool conversó   con Prensa Libre sobre su material.

¿De qué y por qué se desahoga en el disco?

En este disco abordo distintos temas para distintos gustos. Desahogo se queda pequeño para el material que se puede producir basado en la realidad que se vive en Guatemala. Hablo de la cruda realidad del país,  que se puede asimilar a la  de la mayoría de países latinoamericanos. Temáticas de la corrupción, la pena de muerte o la violencia doméstica son tocados en la primera parte, al igual que mucha autocrítica como guatemalteco.

En la segunda parte del álbum encuentras mucha sátira, y el vocabulario que manejo no es apto para personas sensibles que sufren de complejos… La religión, el sistema educativo, el estrés que se vive en Guatemala, mentalidades y doctrinas que mantiene el desarrollo en coma y la migración,  son temas que abordo.

El disco Desahogo incluye 11 temas, y estará disponible a partir del 30 de octubre en plataformas digitales. (Foto Prensa Libre: Amadeusfoto.se)

¿Por qué no mejor grabar un disco sobre Guatemala en Guatemala?

Soy guatemalteco, viví y crecí en Guatemala por 20 años. Conozco perfectamente nuestra situación, porque cuando yo digo que viví en Guatemala, no me refiero a que solo consumía aire de un lado para el otro con cara de chucho perdido en plena procesión. Yo sé lo que es andar con el  “ojo al cristo” y también sé lo que es “echar aguas”, caminar bajo la sombra e ir colgado de una 65 (bus) navegando por los ríos de la séptima avenida en pleno huracán. La casi década de residir en la distancia me ha permitido el no estar ciego a la realidad de mi país. Desde aquí (Suecia) las cosas se ven como son y esto ha sido un factor clave para la producción de mi disco.

En el álbum también hay canciones que parecen no tener tema. ¿Esa era la idea o estas  esconden algo más?
Todas las canciones tienen un significado especial para mí. La música es infinita y se interpreta de la manera que se quiera, porque si algo no te gusta simplemente lo cambias o lo quitas y fin del dilema. Cada quien las puede  interpretar como quiera y eso es lo interesante.

¿Qué tanto de lo que hay en el disco está inspirado en sus vivencias?

En el disco me inspiro en la etapa de mi vida como residente en Guatemala y a eso se le suma mis visitas al país. Cada vez que viajo a Guatemala presto atención al lenguaje corporal y oral de mis paisanos. Pregunto mucho, trato de estar al tanto de cómo se expresan y piensan mis paisanos.

Habrá muchos que se preguntarán por qué usar tanta grosería…

En mis canciones y videos trato de expresarme de la manera que la mayoría lo hace,  y en la manera en la que a la mayoría le gustaría hacerlo, pero su doble moral y la sociedad no se los permite.

Solo por el hecho de ser guatemalteco y de no ser un producto extranjero se me es más fácil caer bajo la crítica, el látigo y las garras de aquel paisano que siempre tiene algo que criticar.    La música es muy  sencilla, si no te gusta la cambias.


¿No le da miedo a que su música no se tome en serio o sea censurada?

¿Miedo? Para nada. Mi vida no depende del “qué dirán”. Miedo a lo mejor me daría si yo no me tomo en serio, miedo a lo mejor me daría el dudar de mi persona, miedo me daría el no poder tener mis sentidos funcionando y no estar en la posibilidad de crear y producir el pan que me llevo a la boca.

¿Estaría dispuesto a presentarse en conciertos en Guatemala?

Soy de disfrutar el camino más que las metas. No tengo ninguna expectativa con mis proyectos. Yo ando en mi “plan relax” y si la vida nos pone un concierto o miles en el camino, pues en ese momento se decide qué se hace.

Castellanos ha lanzado los sencillos No les toca, Chapinada, Chisguete, Paciencia y Colateral. (Foto Prensa Libre: Amadeusfoto.se)

¿Se ha inspirado en algún artista o grupo para encontrar su estilo?

No sé quién tiene mi estilo. Lo que te puedo decir es que me gusta mucho escuchar blues; B.B. King es mi preferido.
Johnny Winter es algo que escucho en la actualidad. La armónica es mi instrumento preferido. Me fascina Pink Floyd y considero que es la banda perfecta; después de escucharles no hay nada que sea mejor, pero me gusta también el death punk.

Me gustan muchos géneros: un buen reggae o ska, retro; la música tradicional cubana me fascina y me gustan los conciertos de jazz. Lo que me acelera la sangre un viernes es escuchar Motörhead. Suena raro, pero soy muy poco de escuchar rap o hip hop.

Más datos del artista

  • Tool Castellanos vive en Suecia desde hace 10 años.
  • Ha lanzado los sencillos No les toca, Chapinada, Chisguete, Paciencia y Colateral.
  • El disco Desahogo incluye 11 temas, y estará disponible a partir del 30 de octubre en plataformas digitales.
  • Se distribuirán 500 copias físicas del disco a cambio de víveres. La dinámica la anunciará Tool en sus redes sociales.
  • En FB: www.facebook.com/toolcastellanos