Director iraní nominado al Óscar no podrá ir a la gala por orden de Trump

El cineasta iraní Asghar Farhadi, nominado al Óscar por la cinta “El viajante”, no podrá acudir a la ceremonia de los premios como consecuencia de la orden sobre inmigración aprobada por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Asghar Farhadi ganó en el 2012 un Óscar a la mejor cinta de lengua no inglesa y aspira de nuevo en esa categoría por “El viajante”.
Asghar Farhadi ganó en el 2012 un Óscar a la mejor cinta de lengua no inglesa y aspira de nuevo en esa categoría por “El viajante”.

Así lo confirmó el sábado en su cuenta Twitter Trita Parsi, presidente del Consejo Nacional Iraní Estadounidense, una conocida organización que promueve las relaciones entre los dos países.

Todos los iraníes, salvo aquellos con ciertos pasaportes diplomáticos, tienen prohibida temporalmente su entrada en EE.UU. bajo la decisión de Trump.

Farhadi, que en 2012 ya ganó un Óscar a la mejor cinta de lengua no inglesa por Nader y Simin, una separación, está nuevamente nominado en esa categoría por El viajante.

La protagonista de la película, Taraneh Alidoosti, ya anunció esta semana que no acudiría a la ceremonia como protesta por las medidas que entonces preparaba Trump.

La orden, finalmente aprobada este viernes por el presidente, establece la suspensión de todas las acogidas de refugiados durante 120 días para examinar los mecanismos de aceptación y asegurarse de que radicales no pisan territorio estadounidense.

Además, suspende durante 90 días la concesión de visados a todos los ciudadanos de varios países de mayoría musulmana hasta que se adopten procesos de “escrutinio extremo”, algo que es visto por algunas organizaciones como un paso hacia la prohibición de la migración musulmana.

En principio, los países afectados son Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Yemen e Irán.

Varios ciudadanos de esos países han sido ya retenidos a su llegada a los aeropuertos de EE.UU. en aplicación de esa nueva política.

Los abogados de dos de ellos, iraquíes detenidos en un aeropuerto de Nueva York, presentaron este sábado mociones ante un juez para que sean liberados y para poder representar a otras personas que consideran que están siendo detenidas de forma ilegal.