El Chavo del 8: La triste historia que explica el origen del personaje y cómo llegó a ser huérfano

En el libro “El Diario del Chavo del Ocho” se presentan más detalles acerca del origen del personaje y cómo llegó a ser huérfano.

Publicado el
Foto del chavo del ocho
El Chavo del ocho, a pesar de ser una serie de comedia, guardaba varios detalles que podían causar tristeza o melancolía. (Foto Prensa Libre: Instagram/ elchavo_del_ocho8)

La serie de “El Chavo del ocho”, creación de Roberto Gómez Bolaños, es considerado como uno de los programas de humor más recordados y perdurables en todo el territorio latinoamericano desde su emisión en el año 1971.

Muchas personas recuerdan el programa por las hilarantes situaciones en que se veían involucrados los miembros de la vecindad, desde Quico y la Chilindrina, hasta los adultos como Doña Florinda y Don Ramón.

Sin embargo, aunque el programa era enfocado a provocar comedia y un ambiente agradable al espectador, son varios los detalles que rodean la obra que pueden generar varias dudas, incluso un sentimiento genuino de drama y tristeza.

Uno de esos detalles, y los más controversiales era acerca del origen del propio Chavo, el cómo un niño acabó viviendo en un barril, siendo huérfano y sufriendo de constantes abusos en la vecindad pueden cubrir la popular serie con un aire de melancolía.

Aunque en la serie son pocas las menciones que se hacen acerca de los orígenes del Chavo, hay varios registros escritos que pueden dar más contexto de su historia, el más popular de todos el libro “El Diario del Chavo del Ocho”, escrito por el mimo Gómez Bolaños.

El libro ampliaba mucho más la historia de los personajes, explicando varias de sus actitudes y los motivos que los llevaron a llegar a la vecindad. Sin embargo a comparación del aire cómico de la serie de televisión, el libro tenía temas más adultos, incluso llegando a temas que podrían ser considerados como “censura”.

Padres

El escrito explica, de parte del propio personaje del Chavo, que él nunca llegó a conocer a su  padre y que tiene muy pocos recuerdos de su madre, una mujer trabajadora que iba a recogerlo de la guardería, y en ocasiones por el cansancio, se llevaba a otros niños que no eran su hijo.

Lea también: El Chavo del 8: la polémica solicitud de los seguidores del programa para cancelar a “La Bruja del 71” por acosar a “Don Ramón”

“Yo antes pensaba que nunca había tenido un papá. Pero luego mis amigos me explicaron que eso no era posible; que todos los que nacen es porque antes su papá se acostó con su mamá. Lo que pasó fue que yo no conocí a mi papá. O sea que nomás se acostó y se fue”, menciona uno de los párrafos del libro.

A mi mamá sí la conocí, pero nomás tantito. Como ella tenía que trabajar, todos los días me llevaba a una casa que se llamaba guardería, y ahí me la pasaba yo hasta que mi mamá regresaba después a recogerme. Lo malo era que la pobre llegaba muy cansada de tanto trabajar”.

“Cuando decía que iba a recoger a su hijo le preguntaban: “¿Cuál es?”, y ella respondía: “No sé; uno de ésos”, y entonces le daban el niño que tenían más a la mano. y claro que no siempre le daban el mismo niño“.

Lea también: El Chavo del 8: la historia del supuesto acosador que aterrorizaba al elenco del famoso programa de Chespirito

Orfanato

El libro cuenta que su madre nunca más llegó a recogerlo, pasaban los días y no se aparecía, provocando que el Chavo fuera enviado a un orfanato.

También se cuenta acerca de la señora Martina, la cuidadora del orfanato que trataba muy mal al Chavo. “siempre estaba de mal humor y les pegaba a todos los niños. A mí una vez me sacó sangre de la nariz y luego se enojó porque manché mi ropa con la sangre, y después me castigó dejándome un día sin comer”.

Ante los constantes abusos de la cuidadora, el libro explica que El Chavo la encaró y le dijo que no quería seguir viviendo en un lugar donde fuera maltratado constantemente. Sin embargo, la cuidadora le abrió la puerta del orfanato, aseguran que si se quería ir podía hacerlo.

Lea también: Chespirito: el día en que estuvo en una entrevista con quien era su esposa y Florinda Meza (y cuando habló de Guatemala)

El libro explica que el Chavo tuvo que caminar por varias calles, muriendo de hambre y encontrándose con niños que eran vagabundos. También explica el momento en que llegó a la famosa vecindad.

“Un día iba yo por otra calle que no conocía, cuando empezó a llover mucho. Entonces me metí a una vecindad. Y desde entonces he vivido ahí“.