En el Día Internacional de los Museos también organice una visita virtual al resto del mundo

En la antigüedad Museiom y Pinakothéke fueron los nombres dados por los griegos y egipcios a los primeros espacios destinados a la acumulación de los conocimientos de la Humanidad. Desde esa época la fascinación por estos recintos revaloriza y construye la memoria de la humanidad de modo vivencial. Conozca más sobre su historia, evolución y visite de forma virtual algunos de los museos más reconocidos. 

Visite también los museos en línea.  Un paseo por todo el mundo.
Visite también los museos en línea. Un paseo por todo el mundo.

Actualmente los nuevos medios y tecnologías en estas instituciones, ha fortalecido con creces todo el sistema documental y multiplicado sus posibilidades de investigación y difusión. También, ha potencializado las posibilidades museográficas y modificado de manera radical la relación del espectador con el objeto.

El Internet abre el museo virtual a un diálogo interactivo con visitantes virtuales y los invita a tener una experiencia virtual del museo relacionada a una real.

Tomando esto en cuenta el museo virtual puede describirse como una colección digital de objetos compuestos por una serie de elementos audiovisuales y que, por su capacidad de proveer conexión y varios puntos de acceso, se lleva a sí mismo a trascender los métodos de comunicación e interacción tradicionales con los visitantes haciéndose flexible a sus necesidades e intereses.  El uso de las tecnologías de la telecomunicación ofrece perspectivas interesantes para los museos y la oportunidad de añadir una nueva dimensión digital a la alternativa al museo tradicional.

Se estima que al terminar esta década más de 20 millones de objetos originales habrán sido digitalizados. De esta forma los museos y la información digital que ofrecen son grandes cantidades de contenido en crecimiento para la industria multimedia para las iniciativas de los museos de llegar al público.

(Foto Prensa Libre: Cortesía Art Institute of Chicago, Chicago )

Art Institute of Chicago, Chicago

En línea es posible explorar miles de obras de arte de un enorme rango de su colección desde sus renombrados íconos hasta esas menos conocidas joyas de cada rincón del planeta, así como libros, escritos y material de referencia y otros recursos. Además de ser un museo de clase mundial, son una institución de origen académico orgullosamente transmite su misión.  El museo invita a escolares, estudiantes, maestros, a los curiosos y aprendices de todo tipo a aprovechar su biblioteca y sus archivos y también a hacer uso de sus herramientas de búsqueda, salas de estudio y oportunidades para aprender. Véalo aquí. 

(Foto Prensa Libre: Museo Británico de Londres )

Museo Británico, Londres

La colección en línea de este museo ofrece un acceso a los objetos impresionante.. Este museo tiene una base de datos en una de las plataformas más antiguas y extensas en el mundo. Son 2,335,338 récords disponibles, esto representa más de 4,000,000 objetos. 1,018,471 registros que tienen una o más imágenes. Ingrese en este link.

(Foto Prensa Libre : MET)

Museo Metropolitano de Arte, Nueva York

Cuando este museo fue fundado en 1870, no poseía ni una sola obra de arte. A través de esfuerzos conjuntos de generaciones de curadores, investigadores y coleccionistas, su colección ha crecido para representar más 5,000 años de arte de todo el mundo —desde las primeras ciudades del mundo antiguo hasta obras de nuestro tiempo. En su sitio puede encontrar catálogos de sus más recientes exhibiciones, audio guías con historias de las grandes obras de su colección, algo que vale la pena, videos con entrevistas y mucho más.  Más en este enlace. 

 

(Foto Prensa Libre: Museo del Prado)

Museo Nacional del Prado, Madrid

El Museo del Prado en la Web persigue proporcionar la mejor experiencia posible a los visitantes digitales del Museo, ofreciendo un motor de búsqueda que interroga un grafo de conocimiento donde están enlazadas las obras entre sí (con todos sus atributos tales como estilo, época o incluso iconografía o soporte, por mencionar algunos), éstas con los autores y todo ello con otros objetos de conocimiento que maneja la institución tales como noticias, exposiciones, recursos de su archivo u objetos de su tienda, lo que posibilita presentar resultados bien organizados por entidades, además de enriquecidos y contextualizados. En definitiva, una de las finalidades del proyecto era facilitar al público una experiencia de navegación y búsqueda más intuitiva, inteligente, personalizada, semánticamente significativa y eficaz. Prueba de esta eficacia en línea son sus más de 450.000 seguidores en Instagram donde la pinacoteca llega directo a todos esos móviles. En un segundo se está entre sus muros y disfrutando de una visita guiada gratuita.  No se lo pierda en este link.

 

(Foto Prensa Libre: Louvre)

Museo Louvre

En pleno corazón de París, el Museo de Louvre cuenta con obras escultóricas y pictóricas que forman parte de la historia de la humanidad.  Es mandatorio ir a visitarlo si van a la capital francesa, pero puede entrar en su web para disfrutar con detalle sus increíbles obras de arte.  Presione aquí para ir hasta esta ciudad.

(Foto Prensa Libre: Museo del Vaticano)

Museo Vaticano

En una de las ciudades más pequeñas del mundo y con excepcional legado de arte. El Museo del Vaticano, uno de los más visitados del mundo. Y esto a veces es un problema para la cantidad de gente que va a disfrutar de sus obras. Como una alternativa a la cola de varias horas de espera, la visite museo online. El sitio le permitirá ver las imágenes de las obras en alta resolución, y en 360º, obras como los frescos de la Capilla Sixtina. Además, el tour por el museo se ambienta con un fondo de música coral que envuelve la visita.  Una gran opción para visitar en este enlace.

Museo Egipcio de Turín, Italia

Si se da una vuelta por Turín vale la pena ir a este museo que después del Museo Egipcio de El Cairo, es el más importante en cuanto a colección de antigüedades egipcias. Se ubica dentro del Palazzo dell’Accademia delle Scienze que es un edificio con estilo barroco.  Entre aquí para verlo.

(Foto Prensa Libre: Ministerio de Cultura y Deportes)

Palacio Nacional de la Cultura

La página Web del Ministerio de Cultura y Deportes cuenta con un recorrido virtual en el cual se pueden apreciar los Salones de Banquetes y de Recepciones,  el Patio de la Cultura, sus murales, la Galería del kilómetro 0 y otros pasillos con obras de arte.  Vea más aquí. 

(Foto Prensa Libre: Archivo)

Museo Ixchel del traje indígena

El usuario experimentará un recorrido cultural en dos salas y la planta baja del recinto a través de videos 360° desarrollados con tecnología utilizada por Google Street View, fotografías de las prendas y tejidos de distintas comunidades indígenas del país, y conocer la historia oculta en cada una, así como información y fotografías sobre el tema de cofradías.  Véalo aquí. 

Más de la historia de los museos

De acuerdo con Sachie Hernández, Consultora de la UNESCO en el artículo “La evolución de los museos y su adaptación”  fue Ptolomeo Filadelfo quien construyó en Alejandría durante el siglo III a.C. un conjunto de edificios que recibieron funciones variadas, biblioteca, anfiteatro, observatorio, salas de trabajo y estudio, jardín botánico y colección zoológica, para conservar y mostrar, estudiar e investigar lo que el hombre había producido y comenzaba a acumular en materia de literatura, descubrimientos científicos y filosóficos, especies naturales y artes.

Hernández afirma que dichas instalaciones son el antecedente más antiguo de lo que después devino en gabinetes y templos decimonónicos y tradicionales, pero también de lo que son hoy los museos universitarios, los de ciencia y técnica y los museos y centros culturales contemporáneos.

El interés en las civilizaciones del pasado, el reconocimiento que se le concede al artista y la formación de colecciones privadas, sobre todo por la Iglesia y los emporios reales, fueron fundamentales durante el Renacimiento para que los museos fueran una institución identificable.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII y la primera del XIX se producen las primeras ideas modernas del museo.  La Revolución Francesa  también genera un cambio y como consecuencia del hito francés nace el primer museo de carácter público en el Palacio Real del Louvre. En 1851 se celebra en Londres la Exposición Internacional del Comercio, en el recién construido Palacio de Cristal, iniciándose así un ciclo de asistencia de grandes masas de espectadores a certámenes, ferias, exposiciones y museos.

A inicios siglo XIX los debates más interesantes desde el punto de vista arquitectónico, se trasladan a Estados Unidos, donde se concretan algunos proyectos cuyo modelo es el templo griego. Luego el clasicismo se diluye en un eclecticismo hasta finales del siglo XIX, en dos tendencias: el Gótico Ruskiniano y la integración del renacimiento francés con el barroco.

Fotografía que muestra dos bustos de mármol con los rostros de los poetas alemanes Johan Wolfgang von Goethe y Friedrich Schiller, en el Bundeskunsthalle de Bonn (Foto Prensa Libre: EFE/ Friedemann Vogel).

En Latinoamérica también las primeras experiencias en la construcción de museos son clasicistas y eclécticas. Por ese mismo filtro pasarán luego las interpretaciones latinoamericanas del art-decó, el racionalismo y el llamado estilo internacional.

Hasta el siglo XX y a partir de su segunda mitad, surge la museología y el modo de mostrarlas (museografía) y las relaciones de estas instituciones con la sociedad. Durante el siglo XX, se comenzó a cuestionar la concepción de la obra de arte y el modo de presentarla. La crisis comienza con las exposiciones impresionistas que requerían de espacios sin interferencias visuales.

Luego para las obras cubistas se exigían distintos ángulos de visión. Pero, la verdadera revolución, se encuentra en ese laboratorio experimental que fue la “escuela italiana” a través de sus exposiciones: W. Gropius y J. Schmidt: Muestra de Materiales no Ferrosos en Milán, 1934; F. Albini: Sala de la Aerodinámica en la Muestra Aeronáutica en Milán, 1934; la Muestra de Orfebrería Antigua en la VI Trienal de Milán, 1936; la Muestra de Scipione y del Blanco y Negro en la Pinacoteca de Brera, también en Milán, 1941 y la llamada “Muestra Leonardesca” de G. Pagano y B. Ravasi, Milán 1939.

Todas estas exposiciones de carácter temporal plantearon una nueva relación con el edificio histórico, así como la transformación de su uso. Por primera vez se separa la obra de la pared, se eliminan los marcos de los cuadros, se reduce el soporte a una línea sutil, se estudia minuciosamente la luz y se establece una relación directa entre la importancia histórica y estética de la obra.

Contenido relacionado

>Museo rememora la historia de Quetzaltenango, ciudad emblemática del occidente
>8 museos del mundo con una arquitectura extraordinaria
>5 objetos y colecciones “invalorables” que se encontraban en el Museo Nacional de Brasil, devorado por las llamas 

0