Eric Vonn: Los productores de Guatemala deben apostar al público internacional

El guionista guatemalteco Eric Vonn, quien vivió muchos años en México y Estados Unidos, aconseja que los productores en este país deben apostar por un público internacional para dar a conocer sus materiales.

Publicado el
Eric Vonn tiene más de 30 años de crear telenovelas en México y Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Andrea Jumique).
Eric Vonn tiene más de 30 años de crear telenovelas en México y Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Andrea Jumique).

Actualmente a nivel mundial se consumen menos los productos que hace la televisión, porque se disfrutan más los programas, series y películas que se transmiten en las diferentes plataformas de streaming, por su alta calidad y la facilidad de verlos en el horario que se desee. El guionista guatemalteco Eric Vonn considera que este cambio puede ser aprovechado por los productores para innovar y crear en el país materiales comerciales.

Eric Vonn es un guionista guatemalteco que tiene más de 30 años de crear telenovelas, tanto en México y en Estados Unidos. Entre sus series más famosas se encuentra Amor en Silencio, Mi segunda madre, Tierra de Pasiones y A que no me dejas. Ahora ha regresado a Guatemala con el deseo de hacer televisión comercial de calidad.

Para el guatemalteco, en este país no se ha practicado la televisión comercial, novelas o series “dramatizadas o de ficción que sean dirigidas a todo un gran público”. Hasta el momento, las producciones de Guatemala se enfocan en documentales que muestran el lado turístico del país. En su mayoría se observan los volcanes, la cultura indígena, artesanías y bordados característicos de cada región y lugares específicos como Atitlán y Tikal.

“Aquí se ha hecho cine muy bueno, que ha sido premiado en otros lugares y que es un orgullo. Pero no se han realizado materiales comerciales u otros productos que muestren el otro lado de Guatemala, que es la ciudad. Sé que tenemos paisajes bonitos, pero esos pueden salir sin forzarlos. Por ejemplo, si se hace grabación de ficción en la calle, se puede hacer que salga el volcán de fondo. Es una forma diferente de enseñar al país”, dice Vonn.

La recomendación es que se hagan producciones que más allá de tener a Guatemala como protagonista, sea el escenario en el que se desarrollen historias interesantes que generen sentimientos al público. Al utilizar los paisajes del país como escenografía “automáticamente se está dando a conocer y resultará atractivo para el público”.

Otro de los errores cometidos es que se apunta específicamente al público nacional cuando este es muy pequeño. Vonn recuerda que al iniciar su trabajo en Televisa una de las autoridades de esta productora le dijo que lo que le interesaba era “el público mexicano porque hay 200 millones de habitantes y es de donde se obtienen las ganancias del material”. Las ganancias que obtenía de la venta de sus producciones en Centroamérica y Sudamérica no eran representativas, por lo que su objetivo era México.

El guionista ha regresado a Guatemala para producir televisión comercial. (Foto Prensa Libre: Andrea Jumique).

Vonn comenta que, si actualmente no hay suficiente apoyo en Guatemala para las producciones audiovisuales, los productores deben apostar al público internacional porque serán estos quienes se interesen en conocer el país por medio de buenas historias. Cuando un material llama la atención afuera del país, automáticamente puede generar apoyo aquí. Lo importante es que se busque entregar producto de calidad.

Cambios de plataforma

“La televisión abierta va camino a la extinción porque ahora es difícil que alguien consuma sus programas cuando debe considerar un día y hora específica. Actualmente, con diferentes dispositivos, se puede ver lo que uno quiera, a cualquier hora. Todavía nos damos gusto de poner pausa y continuar otro día. Estos cambios se pueden aprovechar para vender nuevas ideas”, declara Vonn.

Ya que el cine, series y telenovelas han migrado a las diferentes plataformas digitales, los productores deben apostar a un público internacional. Esta es la tendencia actual, por eso en Netflix o Amazon se ven producciones de diferentes países como Corea, México, Estados Unidos, Turquía, Chile, entre otros.

Eric Vonn participa en un foro acerca de las necesidades de Guatemala para hacer novelas y series de producción internacional, junto con el director Jorge Meneses y el productor Rafael Urióstegui. (Foto Prensa Libre: Andrea Jumique).

Aunque asuste la idea de hacer producciones para otros países, el apoyo se obtiene solamente si se entrega material de calidad, que esté a la altura de lo que actualmente se consume. Para el guionista, esta calidad debe ser en conjunto con la producción, actuación, escenografía y los demás elementos. “Si presenta una telenovela que es buena en todos los sentidos, el apoyo vendrá por sí solo, porque el público la recomendará y pondrán el ojo en Guatemala. Sabrán que acá se hacen buenas producciones. Entonces, será oportunidad para todos los demás productores”, menciona.

Debido a que la historia es uno de los elementos más importantes de la producción, de acuerdo con Vonn, es importante tomar en cuenta que el género favorito por la mayoría del público es el melodrama. Este ya no se considerada únicamente por las historias en las que una mujer pobre se enamora de un hombre con dinero. Ahora el género presenta más acción y elementos que lo hacen atractivo. “La serie famosa española La casa de papel es melodrama, quizá la gente no lo sabe, pero la ha disfrutado”, declara.

Ley de cine en Guatemala

En Guatemala no se cuenta con una ley de cine aprobada. Actualmente hay una iniciativa de ley en el Congreso de la República en espera de primera lectura. Para el guionista lo ideal es que esta ofrezca apoyo a los productores por medio de capacitaciones y facilitar los permisos necesarios para grabar en diferentes lugares del país.

Contenido relacionado

>Documental “Guatemala: On the Edge of Discovery” muestra la cultura del país y sus problemáticas

>Los Simpson y sus referencias al mundo del arte

>Fototeca Guatemala de Cirma, cumple 40 años