Le damos razones para no perderse Rigoletto

El telón para disfrutar de Rigoletto, de Giuseppe Verdi, esta a dos días de levantarse.

Los cantantes operáticos guatemaltecos María José Morales y Mario Chang tienen papeles protagónicos en la obra Rigoletto que tendrá un escenario giratorio con distintos sets para la puesta en escena.
Los cantantes operáticos guatemaltecos María José Morales y Mario Chang tienen papeles protagónicos en la obra Rigoletto que tendrá un escenario giratorio con distintos sets para la puesta en escena.

“Venimos con un trabajo que nos ha llevado un año y estamos a unos días para que concluya con un espectáculo único”, dice María José Morales, de la organización Querido Arte, que impulsa la obra.

Rigoletto tendrá la participación del tenor guatemalteco Mario Chang, ganador de Operalia, en el 2015. La función será el sábado 30, a las 18 horas, en la Gran Sala Efraín Recinos, del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, zona 1. Entradas, Q550, Q400, Q350, Q275 y Q250.

A continuación, motivos para ir a ver Rigoletto.

La obra

Es un melodrama que se presentó por primera vez en 1851. Se considera uno de los montajes más representativos de Verdi. Estuvo a punto de ser prohibida en su época por ser una burla al rey Francisco I de Francia. Verdi cambió personajes y locaciones para poderla presentar.

Con un elenco de más de 100 artistas la obra de Giuseppe Verdi  tendrá una función el sábado 30.

Elenco de primera

Entre los actores están    Nelson Martínez, del MET, Florida Grand Opera bajo la dirección del maestro israelí Nimrod Pfeffer. Martínez interpreta a Rigoletto. También, Mario Chang, como el Duque de Mantua; María José Morales, como Gilda, la hija de Rigoletto. Ellos han destacado por su trayectoria operática.

En el montaje, que dura dos horas, participan más de 100 personas entre técnicos, actores y músicos seleccionados con base en su profesionalismo.

   Nelson Martínez  tendrá el reto de representar a Rigoletto en la función que se presentará el sábado.

El escenario

Con 27 metros de diámetros, será un escenario giratorio con tres sets con cambios de escenografía. Su montaje llevó un mes.

Su vestuario

El vestuario fue diseñado por la guatemalteca Jéssica Jo adaptado a la época renacentista, la que representa la obra.