Humberto Ak’abal lanzó un Popol Vuh con rugido de poeta

“Paráfrasis del Popol Vuh”, se presentó en Suiza y Austria, con lecturas y conferencias en universidades, institutos y escuelas.

Humberto Ak’abal, destacado poeta guatemalteco, quien falleció la noche del lunes último, legó una gran cantidad de textos, cuyo contenido son muestra de su inmenso interés por acercar a las personas a las letras. Un ejemplo es la publicación de su versión del  Popol Vuh.

El poeta k’iche’, nacido en Momostenango, Totonicapán, en 1952, se tomó casi tres décadas para intentar este ejercicio, del cual dijo: “Esta no es una versión más, es solo un libro amigable; el Popol Vuh, el libro más grande de América merece ser leído. Este libro no es una insistencia más, es una necesidad en tiempos de confusión”.

Ak’abal no tuvo más pretensión que acercar el texto, con palabras sencillas, a niños y jóvenes, a todos aquellos que nunca lo han leído. Sabe de advertencias, pues uno de los grandes estudiosos de la obra, Enrique Sam Colop, ya fallecido, elogió la idea pero con una aclaración: “Todos los esfuerzos que hagamos para mantener viva la palabra de nuestros ancestros, es valioso, pero tené cuidado, no vayás a joder el libro”, refirió Ak’abal con una sonrisa nostálgica.

Así empezó

En la década 1980, el poeta Luis Alfredo Arango (+), quien publicó el primer libro de Ak’ábal, le habló del Popol Vuh. Nunca lo había leído. “Mi sorpresa fue grande cuando descubrí que en mi casa se contaban algunas de esas historias”, comenta el autor.

Desde entonces le dio vueltas a sus memorias, a las voces de sus abuelos. “Recordaba tanto cuántas veces fui a la orilla de la poza para ver y tratar de escuchar si hablaban los sapos”, dijo el poeta.

Todo empezó a cobrar vida: los gemelos Hunahpú e Ixbalanqué, la princesa Ixkik’, el espíritu de Q’ukumatz, el Corazón del Cielo, los espíritus de Xibalbá… Y todo coincidía con las ceremonias mayas que sobreviven en la actualidad. “De ahí mi interés en hacer esta paráfrasis, es decir: volver a contar nuestras historias con otras palabras”, agregó.

Perfil

  • Poeta k’iche’ (Momostenango, Totonicapán, 1952).
  • Entre sus libros están El Animalero, Guardián de la caída de agua, Palabramiel, De puro pueblo, Otras veces soy jaguar y Desnuda como la primera vez.
  • Su obra ha sido traducida a más de 30 idiomas. Es el poeta guatemalteco de mayor proyección internacional.

Notas relacionadas

Mario Vargas Llosa presenta su libro más reciente en Guatemala

Así destacó Eduardo Halfon en el 2018

Fallece el antropólogo Carlos René García Escobar