Luego de su gira por Europa, Sara Curruchich se presenta en Guatemala

Después de presentar su disco ‘Mujer Indígena’ en España y Francia, la artista comalapense habla con Prensa Libre sobre su tránsito en la música y reflexiona sobre sus cantos a la libertad.

Publicado el
Sara Curruchich en concierto
La artista maya kaqchikel Sara Curruchich se encuentra promocionando su segundo disco 'Mujer Indígena', lanzado a inicios de 2022. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

Sara Curruchich está de regreso en el país luego de 12 presentaciones en las que su música logró convocar a un público de distintas provincias en España y Francia durante marzo del 2022, desde la presentación de su segundo disco titulado Mujer indígena.

Más allá de sentirse feliz con esta aproximación que ha dado forma a su primera gira internacional por Europa, la cantautora de 28 años se manifiesta agradecida.

Con la misma gran sonrisa, el entusiasmo y la fuerza con que suele identificársele sobre el escenario, la artista originaria de San Juan Comalapa camina por las calles del centro histórico de la ciudad de Guatemala, días antes de un concierto que reunirá a sus seguidores este 30 de abril en el Teatro Lux.

La fecha planificada para el recital podría ser una casualidad, ya que al día siguiente (1 de mayo) se celebra el Día Internacional del Trabajador. De acuerdo con Sara, esto podría resignificarse en Guatemala.

“Vivimos en un país donde las propuestas artísticas, el arte y la música no son vistas como profesión. Tener el concierto antes de una fecha tan emblemática para la dignificación laboral puede darnos la oportunidad de recordar que desde nuestros espacios podemos exigir una mejora en las condiciones laborales, ya que es nuestro derecho”, subraya la artista.

Dentro del agradecimiento que Sara nombra a este punto de su carrera destaca su capacidad de comunicar desde el sonido; un arte que ha logrado cuidar desde pequeña y que le ha permitido formar una voz colectiva y crítica ante dinámicas que coartan muchas libertades, en especial la de las mujeres, los pueblos originarios y los jóvenes.

“Me aferro con mucho amor y defiendo que es una manera de poder coincidir y acompañar diferentes luchas. A veces me he sentido triste cuando hay personas haciendo cosas con el propósito de transformar y, por otro lado, hay quienes procuran que las desigualdades sean mayores (en Guatemala). La música tiene esa convicción de aportar a que nuestro entorno cambie un poco y se transformen algunas ideas”, comparte la interprete.

Desde sus sentires en la memoria colectiva, la emancipación comunitaria, y su identidad como mujer maya kaqchikel, Sara ha divisado en gran medida la transformación de la que promulga en sus propuestas sonoras que mezclan géneros como el rock, el reggae, la cumbia, la charera o el son jarocho.

En cada concierto, estas nociones permiten que las audiencias se encuentren desde la profundidad y el lenguaje de la esperanza, apunta Curruchich.

Todo apunta a que esto ocurriría de igual forma en la presentación del 30 de abril en el Teatro Lux. El concierto promete la misma energía tras el leitmotiv de Sara, que incluye una mezcla de guitarras, percusiones, marimbas, elementos electrónicos y la robusta melodía en su voz que habla desde la sanación, la resiliencia y el júbilo.

Esas ideas también dan forma a Mujer indígena, disco de la comalapense que fue producido y lanzado a través de la disquera barcelonesa Mamita Records, y en el cual  se reivindica desde los idiomas kaqchikel y castellano.

El más reciente álbum de Curruchich se siente también como un viaje atinado entre ella, su música y las distintas personas que le acompañan tanto en la producción, como en la entonación de las pistas.

De esa cuenta destacan las voces de las líderesas indígenas Carmen Cúmez y Rosalina Tuyuc en la canción ‘Qach’alal’; la artista y antropóloga mexicana Lila Downs en ‘Pueblos’; y los españoles Muerdo y Amparo Sánchez en ‘Amor Diverso’ y ‘Cantadora’ respectivamente.

Sara Curruchich en concierto
Luego de haberse presentado en varias localidades de España y Francia en 2022 para promocionar su más reciente disco, Sara está de regreso en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

“La complicidad es importante para mí”, dice Curruchich al referirse a la constelación de personas que le han acompañado durante los últimos años desde el lanzamiento de su primer disco Somos, publicado en 2019.

Y es que los cómplices de Sara no solo incluyen a sus colegas músicos, productores o seguidores. La familia es parte de la médula espinal en su obra artística. Allí, desde sus orígenes comalapenses se encuentra cimentada su forma política de comunicar.

“Gracias a mi familia tuve la oportunidad de estudiar y de desarrollarme sin la idea que tenía que depender de un hombre. Esto ha sido una gran enseñanza que ha formado la persona que soy. Además, mis familiares son las primeras personas en escuchar las canciones que hago”, expresa Curruchich.

Las enseñanzas desde el espacio más familiar y comunitario han llevado a que Sara se posicione políticamente respecto a temas que cuestionan los procesos de dominación y despojo sobre los pueblos originarios.

Luego de una carrera que la ha llevado a cantar en países históricamente colonizadores como España, Sara infiere que ha encontrado una oportunidad para manifestarse desde la verdad despojada: “Al momento de tomar el micrófono es importante poder nombrar lo que ha sucedido. Es importante asumir esta responsabilidad individual ya que es mi forma de aportar a la memoria histórica”, dice la joven cantante.

¿Cuál es su ideal detrás de su hacer?, se le pregunta a Sara. Ella responde: “A través de la música podemos compartir palabras. A este punto de la historia se nos ha intentado callar por mucho tiempo, y es justo romper con el silencio ante lo que sentimos. El fin sería acercar a las personas a esa sensación y percibir su alegría”.

Mientras el tour Mujer indígena llega a su final -con dos presentaciones a realizarse en México el 12 y el 13 de mayo de 2022– Sara comparte que un tercer disco podría avecinarse el próximo año. En cuanto a los conciertos, asegura que sería ideal continuar con ellos desde las medidas de contención por el covid-19.