Robert De Niro sufre por el coronavirus, pero no de la forma que todos creen

El actor estadounidense culpa al covid-19 por la situación en la que se encuentra.

Robert De Niro culpa a la pandemia del covid-19 por la crisis que pasa. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Robert De Niro culpa a la pandemia del covid-19 por la crisis que pasa. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El 2020 ha sido un año lleno de obstáculos para la industria cinematográfica debido a la pandemia del coronavirus y Robert De Niro no se salvó, la estrella de Hollywood culpa a la pandemia por sus estados financieros.

La economía del protagonista del filme El Irlandés se vio afectada con un duro golpe debido al avance del coronavirus y en la actualidad debe luchar en la Corte de Manhattan por reducir el límite de crédito mensual a su exesposa Grace Hightower, quien exige sus ingresos habituales de US$100 mil.

La pareja se separó después de 21 años en el 2018, año en el que se estableció que Hightower recibiría una pensión. Sin embargo, en la actualidad los defensores de la mujer de 65 años ingresaron una audiencia de emergencia al Tribunal estadounidense y se solicitó que el límite de crédito mensual de su tarjeta de crédito vuelva a recibir la cifra acordada de US$100 mil y no de US$50 mil.

Según los representantes legales de la estrella de Hollywood, reportaron que las finanzas no han soportado la pandemia del covid-19 y el actor se ha visto obligado a reducir en un 50% la manutención.

De Niro deberá de enfrentar a las autoridades estadounidenses para definir y esclarecer su situación.

De Niro pide dinero

En abril pasado, Robert De Niro ofreció un pequeño papel en su próxima película como incentivo a fanáticos que donen en una recaudación de fondos para combatir el covid-19. A esta iniciativa se unió Leonardo DiCaprio.

Las estrellas protagonizarán Killers of the Flower Moon, una de las películas más esperadas del próximo año y que será dirigida por Martin Scorsese.

El filme contará una historia de la vida real sobre los asesinatos de indígenas en Oklahoma de los años 1920.

El ganador, seleccionado al azar, también almorzará con las estrellas y el director, y asistirá al estreno.

La iniciativa forma parte del #AllInChallenge lanzado en abril pasado, en el que estrellas del espectáculo o del deporte subastan o donan una “experiencia única para los fanáticos”, y retan a otros a hacer lo mismo.

En ese mes, los organizadores recaudaron hasta US$4 millones -con el objetivo de llegar a 100- con premios como tener a Justin Bieber en casa para un concierto privado, ver un partido de baloncesto de los Lakers con Magic Johnson, o jugar al golf con Rob Lowe.