Fallece en París el pintor guatemalteco Juan Jacobo Rodríguez Padilla

El pintor, grabador y escultor guatemalteco Juan Jacobo Rodríguez Padilla falleció este domingo en París, Francia, a los 92 años de edad.

Imagen reciente del pintor guatemalteco (Foto cortesía familia Rodríguez Padilla).<br _mce_bogus="1"/>
Imagen reciente del pintor guatemalteco (Foto cortesía familia Rodríguez Padilla).

CIUDAD DE GUATEMALA – El artista, quien residió gran parte de su vida en la capital francesa, falleció por causas naturales esta mañana, según confirmó a Prensa Libre su sobrina, Nicté Ramírez Padilla.

“Según nos informaron desde Francia a la familia, mi tío falleció por un fallo al corazón, al quedarse dormido; nos llamaron para avisarnos esta madrugada”, indicó la familiar.

Rodríguez Padilla, hijo del célebre escultor Rafael Rodríguez Padilla, nació el 20 de agosto de 1922 y estudió, durante la década de 1940, en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, la cual lleva el nombre de su padre.


También cursó estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de París, donde llegó a ser uno de los dos guatemaltecos que ganaron el Premio de la Escuela. Tuvo estudios de Arqueología en museos de Guatemala, Francia y México, y su obra, además de exponerse en su tierra natal, también figura en el Museo Nacional de México y en Francia.

“Él se tuvo que ir de Guatemala a los 30 años. Vivió por mucho tiempo en México y sobre todo en París, pero el amor entrañable por su tierra y familia siempre estuvo presente en su vida”, expresó su sobrina. “Dejó un bagaje de obra muy valiosa para el patrimonio de Guatemala. En la Escuela de Bellas Artes, fundada por mi abuelo, cursó estudios y dio clases; dio mucho de su saber para compartir”, agregó Nicté Ramírez Padilla.

Jacobo Rodríguez Padilla fue uno de los fundadores del grupo de intelectuales Saker-Ti, creado en 1946. Su estilo, como pintor, osciló entre el expresionismo, el surrealismo y la abstracción.


Gran parte de su trabajo pertenece a colecciones privadas.

“Su obra está muy influenciada por el realismo mágico de Miguel Ángel Asturias”, dijo en una ocasión la historiadora y artista Olga Arriola de Geng, quien organizó hace algunos años una exposición sobre la obra de Rodríguez Padilla en el país.

En 1953 obtuvo una beca —en Guatemala— para estudiar en París, en donde vivió hasta 1956, época en la que fue derrocado Árbenz, y por lo cual esta se le canceló. En 1957 se trasladó a México, en donde pintó un friso en la sala del periodo Preclásico del Museo Nacional de Antropología.

Posteriormente, en 1974, se trasladó definitivamente a vivir Francia, en donde trabajó con el escultor Jean Coutelle, junto con Eduardo de León y otros artistas latinoamericanos. En julio de 1981, en la Costa Azul, creó un mural en el Centro vacacional Pechiney Ugin Kulman, en la localidad de Roquebrune-Ka Gallarde.

Según el crítico de arte Guillermo Monsanto, “este artista empezó un movimiento intelectual alrededor del final de la Revolución”.

“Muchos de los artistas formados por él, como Eduardo de León, Adalberto de León Soto, y otros como Juan de Dios González, son parte de ese conglomerado de artistas que se quedaron en una nebulosa, unos por el exilio y otros por el olvido dentro del panorama artístico de Guatemala. Es un creativo desconocido casi para la historia del arte de Guatemala; sin embargo no lo es para la intelectualidad del país, que lo respeta y lo quería mucho“, añadió Monsanto. 


Retrato de Jacobo Rodríguez, realizado por Marvin Olivares (2003).

“Vino un par de veces e Guatemala. En realidad se fue del país en la época más dura de la política. Se refugió en México y vino luego cuando ya tenía la nacionalidad francesa”, recordó su sobrina.

La mayoría de familiares de Rodríguez Padilla reside en el extranjero, y varios de ellos han cultivado diversas artes como la escultura y la pintura.