Dior renovado, minimalismo refinado de Issey Miyake y moda argentina en París

Los vestidos de mujeres-flor siguen presentes en Dior, pero aparecieron en el look escudos y detalles novedosos del belga Raf Simons.

Publicado el
Varias modelos lucen creaciones de la colección primavera-verano 2014 del diseñador belga Raf Simons para Christian Dior, durante la Semana de la Moda de París.
Varias modelos lucen creaciones de la colección primavera-verano 2014 del diseñador belga Raf Simons para Christian Dior, durante la Semana de la Moda de París.

PARíS- La semana de la moda de París confirmó la gran diversidad de sus pasarelas, desde una colección Dior reinventada por Raf Simons hasta diseñadores llegados de Argentina, pasando por el minimalismo refinado de la marca japonesa Issey Miyake.

Los vestidos de mujeres-flor siguen presentes en Dior, pero aparecieron escudos y detalles novedosos en el look: el belga Raf Simons expresa en su colección Prêt-à-porter femenina primavera-verano 2014 su voluntad de renovar la prestigiosa casa.

El decorado del desfile fue suntuoso. En los jardines del museo Rodin, miles de flores caían en cascada desde una estructura metálica en tonos malva, rosa, y rojo, además de grandes hojas de banano.

“Nos llevó varios días hacer el montaje” , explicó el PDG de Dior, Sidney Toledano. “Fue una idea de Raf. Ya sabíamos que adora las flores” . Para su debut, en julio de 2012, el diseñador había hecho desfilar a las modelos delante de muros de rosas y orquídeas.

El show comenzó esta vez con unos magníficos pliegues, en una falda de seda cruda asimétrica y otras en seda azul o naranja. También hubo shorts que simulan ser faldas. Aparecieron escudos en las siluetas, en el busto o las mangas. Vestidos más bien clásicos por su forma, que llevan letreros: hyperrealness, es decir hiperautenticidad.

“Esta colección se define por la voluntad de desviar a Dior, de empujarlo un poco”  explica Raf Simons en las notas entregadas a los invitados. Explicó que quería imprimirle “una nueva narrativa”.

El final del desfile se reservó a la nueva tribu de mujeres-flor.  Dior las había imaginado para su primer desfile de alta costura en 1947. Esta vez brillaron, porque son en jacquard plateado, cubierto de minúsculas flores.  “Transforma a Dior pero conserva sus valores”, explica Toledano. “No conozco muchos talleres capaces de lograrlo”.

En un universo muy distinto pero no menos sofisticado, con música electrónica interpretada en vivo mediante pantallas de video táctiles, Issey Miyake presentó la colección inspirada en la luz y la ligereza, sintetizadas en inglés bajo la misma palabra: light.  “Esta colección es híbrida”, lo cual significa que utilizó fibras naturales y nuevas tecnologías para crear, explicó el diseñador de Issey Miyake, Yoshiyuki Miyamae.

La jornada concluyó con un desfile en grupo de las colecciones de varios diseñadores argentinos, fuera del programa oficial de la semana de la moda: Darío Arbina, Carlo Di Doménico, María Gorof y Jorge Ibáñez.  Los cuatro creadores presentaron colecciones uno tras otro, en las que predominaron vestidos de fiesta, muy pegados al cuerpo con lentejuelas o bordados, escotes provocadores y contrastes de encajes y gasas.