Zompopos de Mayo: Por qué son parte de la gastronomía de Guatemala (las proteínas, los carbohidratos y los platillos que se pueden preparar)

Con la llegada de la época lluviosa, también suelen aparecer los denominados Zompopos de Mayo, insectos anhelados por muchos para su consumo gastronómico.

Publicado el
La especie de zompopos 'Atta cephalotes' es la más común en todo el territorio nacional. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La especie de zompopos 'Atta cephalotes' es la más común en todo el territorio nacional. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Mayo: Una época que le da la bienvenida a las lluvias y también a los famosos zompopos voladores. Los insectos, cuya especie es la Atta cephalotes, son viejos conocidos de la temporada en el país.

La bióloga Laura Sáenz comenta que a manera general, las lluvias son un indicador para los insectos de una nueva temporada. En el caso de los Zompopos de Mayo, las precipitaciones les hacen saber del inicio de la temporada de apareamiento.

Aunque se les llaman zompopos, son las hembras las que suelen figurar más en esta época, indica Sáenz. Se les puede reconocer ya que son muy fornidas y tienen alas más grandes que las de los machos.

De hecho, son las reinas quienes se aparean y salen por una vez en la vida. Luego del apareamiento, establecen un nido debajo de la tierra donde depositan los huevos y en donde mismo, se caerán sus alas.

El ingeniero agrónomo Samuel Reyes explica que las colonias están compuestas por la reina, que es la reproductora; los zánganos, cuyo único papel es la copulación con las reinas; y las obreras, de las cuales hay limpiadoras, guardianas y las que recolectan hojas para llevarlas a sus túneles.

Tanto machos y hembras fértiles poseen alas. (Foto: Pixabay).

Las hojas se pudren en el espacio y se genera un hongo llamado Rozites gongylophora que les sirve de alimento pero también como refuerzo para proteger la entrada del agua en las paredes. Las reinas llevan una cantidad del Rozites gongylophora en su garganta para asegurar su supervivencia.

Con regularidad, los zompopos venían con las primeras lluvias de mayo y así anunciaban la llegada de la estación, pero en los últimos años también existen épocas en las que aparecen más tarde y lugares donde están ausentes.

Laura Saénz considera que esto puede deberse a que, en ocasiones, la lluvia no inicia en la época que debería. Por ejemplo, este año se adelantó. Otras veces, también se ha retrasado. Ese cambio influye en la periodicidad que las especias saldrán al “vuelo nupcial”.

Además, la bióloga comenta que los procesos de industrialización y crecimiento urbano también pueden influir, ya que a mayor cantidad de ocupacion de edificios y vehículos, puede resultar “más agresivo y difícil” para que los insectos encuentren un nido o espacio dónde aparearse.

Comestibles

Los zompopos han llegado a ser parte de la gastronomía guatemalteca, y aunque a no a todos les apetece, resultan tener un sabor exquisito para algunos. Su figura aparece incluso mencionada en el Popol Wuj. Es considerado el “caviar guatemalteco”, comenta el agrónomo Reyes.

El experto describe que en el campo son asados en los comales que se utilizan para cocinar las tortillas, y son consumidos con limón y sal, o bien con mantequilla y sal. Es un alimento que ayudó a paliar la escasez en las culturas de Mesoamérica, agrega.

De acuerdo con Laura Sáenz, esto corresponde a la entomofagia o consumo que tienen muchas personas de insectos. En el caso de los zompopos, cada uno tiene 60 por ciento de proteínas y 10 por ciento de carbohidratos.

Según algunas tradiciones antes de comerse se le quitan las patas, las alas y la cabeza, y luego se pone a tostar sobre un comal, con pepitoria y chile cobanero.

El consumo de zompopos se ha registrado en el Popol Wuj y también en el libro de 1722 ‘Historia Natural del Reino de Guatemala’. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Este platillo se suele servir acompañado de frijoles y tortillas. Otros prefieren comerlo solo con sal y limón, acompañado de alguna bebida.

En Huehuetenango, Quiché, Baja Verapaz y Chimaltenango, se organizan colectores, quienes deben soportar las mordeduras de los soldados y las obreras para atrapar a los zompopos alados.

Los zompopos de mayo no son los únicos insectos que se consumen en varias comunidades de Guatemala. Libélulas, mariposas y larvas, además de ser un manjar, son una excelente alternativa alimenticia.

Los bichos son altamente nutritivos y una fuente de alimento saludable, con alta cantidad de proteína, vitaminas, fibra, grasa y minerales, dependiendo de cada especie. Por ejemplo, el contenido de omega-3 y seis ácidos grasos en larvas es comparable con el del pescado.