Cómo fortalecer las uñas y evitar que sean quebradizas

Una uña saludable debe ser de color rosado y fuerte. Cuando no tienen esta apariencia puede ser porque están debilitadas. También puede ser síntoma de enfermedades más serias.

Publicado el
Cómo fortalecer las uñas y evitar que sean quebradizas
Las uñas expresan limpieza y salud, por ello se deben cuidar con hábitos de higiene. (Foto Prensa Libre: Chelson Tamares en Unsplash)

Como sucede con la piel, las uñas de los dedos de las manos dicen mucho acerca de su estado de salud. Las uñas quebradizas y frágiles son más comunes de lo que pensamos. Algunas veces son el resultado normal del envejecimiento, pero también puede deberse a ciertas enfermedades y afecciones.

De acuerdo con Lisa Quintana, dermatóloga, cuando las uñas quebradizas se acompañan de dolor de cabeza, mareos o debilidad en el cuerpo puede ser síntoma de enfermedades como anemia, deficiencias nutricionales, alteraciones hormonales, anemia o alteraciones en la tiroides. Por ello, cuando se presentan estas molestias, antes de buscar productos para endurecer las uñas, lo ideal es consultar a un médico.

Causas de uñas quebradizas

“La onicosquicia – nombre con el que se conoce al sufrir uñas débiles y quebradizas- se caracteriza por la fragmentación constante de la uña. Esto se debe a factores que impiden o dificultan la formación cohesionada de la lámina ungueal -la parte dura y translucida de la uña” explica Quintana.

Entre las principales causas de las uñas quebradizas se puede mencionar:

Morderse las uñas: el hábito de morderse las uñas o tener los dedos en la boca con frecuencia puede debilitar las uñas.

Envejecimiento: conforme a los años, por parte del proceso fisiológico del envejecimiento, las uñas se vuelven más frágiles y presentan estrías verticales, pequeñas líneas que se extienden desde la cutícula hasta la punta de la uña.

Deshidratación: si tenemos las manos ásperas es muy probable que las uñas también estén débiles. Esto puede ser por lavarse constantemente las manos, sobre todo con agua caliente, o por exponer las manos a fuentes de aire caliente por mucho tiempo. Todo lo anterior provoca deshidratación de la piel y uñas.

Mantener mucho tiempo las manos en agua puede deshidratarlas. (Foto Prensa Libre: Polina Tankilevitch en Pexels).

Alimentación pobre en vitaminas: Las deficiencias nutricionales pueden provocar uñas débiles, principalmente cuando se consumen pocas cantidades de alimentos ricos en hierro, vitamina D, zinc, selenio y vitamina B. Estos nutrientes se encuentran en carnes y huevos, por ejemplo. Estos también son responsables también de mantener el cabello y uñas saludables.

Uso de producto de limpieza: El uso constante de productos de limpieza sin protección en las manos, como guantes, puede resecar la zona, y dejar las uñas más frágiles. Además de estos productos, el uso frecuente de acetona para remover los esmaltes de uñas también puede producir manchas y debilitamiento.

Enfermedades dermatológicas: cuando se tienen hongos en las uñas, además de debilitarlas, se altera su aspecto a uno tipo escamoso. En estos casos lo ideal es acudir al dermatólogo para que realice un diagnóstico y establezca un tratamiento.

Vitaminas para las uñas

Debido a que una mala alimentación afecta a las uñas, es aconsejable llevar una dieta equilibrada, en la cual se consuman carne, lácteos, cereales y huevos, porque estos contienen nutrientes que ayudan al crecimiento y fortalecimiento de las uñas. También consuma productos que provean hierro, calcio, zinc y vitamina D.

Tratamientos para uñas

Existen diversos tratamientos para fortalecer las uñas. Lo ideal es adoptar ciertos cuidados, como usar una base protectora para las uñas antes del esmalte, quitar el esmalte con aceites naturales, usar guantes cuando se utilicen productos de limpieza que tengan químicos, por ejemplo, al lavar los trastes de comida.

Para Claudia Aguilar, experta en manicura y pedicura, es importante aplicar una crema hidratante para manos y uñas después de lavarse las manos. Lo ideal es que contenga activos naturales que hidraten la piel, así como dar un pequeño masaje en las uñas al aplicarla. También se puede aplicar un fortalecedor o endurecedor de uñas con ingredientes que ayuden a la reconstrucción de la queratina en la uña.

Aplicar aceites naturales ayuda a fortalecer las uñas. (Foto Prensa Libre: Element5 Digital en Pexels).

“No olvidemos hacer una manicura una vez a la semana, para evitar la deshidratación. Además, podemos utilizar remedios caseros que son de gran ayuda y económicos. La clave es hacerlos constantemente, aún cuando ya sintamos las uñas fuertes. De este modo se usará como prevención”, dice Aguilar.

 

Tratamientos caseros

El aceite de oliva es una buena opción para nutrir las uñas. Coloque media taza de aceite en un recipiente y sumerja las uñas durante 20 minutos. Luego, lávese bien las manos y séquelas.

La mezcla de aceite de almendras y huevo, debido a los antioxidantes y vitaminas, brindan buenos resultados. Mezcle una cucharada de la yema de un huevo crudo con media cucharadita de aceite de almendras. Remoje sus uñas en esta mezcla por 25 minutos.

El aceite de ricino aporta nutrición a las manos y uñas. Sumerja un pedazo de algodón en media taza de este aceite y aplíquelo sobre la superficie de sus uñas, con un leve masaje.

El esmalte con ajo, aunque también es conocido para evitar morderse las uñas, debido a sus nutrientes y antioxidantes evita la aparición de hongos y fortalece las uñas. Utilice dos dientes de ajo, finamente picados y triturados hasta conseguir una pasta. Luego, agréguelo a un esmalte transparente y aplíquese una capa todos los días durante una semana.